Ir al contenido principal

Un Uruguay irreal


Para muchísimos uruguayos el pasado domingo 26 de octubre se acabó una ilusión. Esos uruguayos vivían (vivíamos) en una especie de burbuja, en una realidad imaginaria. Hay un cierto consenso entre los analistas en que los resultados de las elecciones de ese domingo mostraron que el Uruguay real es un país mucho más corrido a la izquierda de lo que la mayoría de los uruguayos creía hasta entonces. Para muchos fue una grata sorpresa; para otros, una constatación terrible. Para casi todos fue algo así como el desmoronamiento de un mundo ficticio. Porque hasta entonces creían (creíamos) estar viviendo en un país que en realidad no existe.


¿Qué nos había llevado a pensar que las cosas eran tan distintas de lo que realmente son? Evidentemente, algo habrán tenido que ver los sondeos de opinión pública. No exclusivamente las encuestas preelectorales, sino en general los sondeos de opinión que fueron contribuyendo durante todos estos años a que los uruguayos nos forjáramos una idea bastante equivocada acerca de lo que pensábamos sobre un puñado de asuntos de interés público de la mayor importancia.

Durante muchos años se nos dijo, por ejemplo, que la mitad o más de los uruguayos estaban en contra de la despenalización del aborto. Cuando una ley de esas características finalmente fue votada, la ley 18.987 del 22 de octubre de 2012, algunos sectores políticos creyeron que, habida cuenta de lo que los sondeos de opinión habían indicado durante años sobre el asunto, existía una razonable probabilidad de que la ley fuera rechazada en las urnas. Fue así que promovieron una convocatoria a adhesiones para interponer un recurso de referéndum. Una semana antes de que la convocatoria tuviera lugar, las mismas empresas encuestadoras que durante años nos dijeron que la mitad de los uruguayos estaban en contra de la legalización del aborto nos dijeron que un 40% de los uruguayos seguramente concurriría a las urnas a manifestar su adhesión a un referéndum y que otro 11% probablemente también lo haría. Como es bien sabido, cuando la ciudadanía finalmente fue convocada a las urnas, sólo un 8,92% concurrió efectivamente a poner la boleta en la urna.

El acto de adhesión era un trámite muy simple, similar al voto, excepto por el hecho de no ser obligatorio. A nadie se le pedía que hiciera un esfuerzo desmedido o algún tipo de sacrificio para manifestar su adhesión. Bastaba con resignar unos pocos minutos del descanso dominical, dirigirse hasta una comisión receptora de adhesiones (usualmente ubicada muy cerca de domicilio de la persona), hacer (en el peor de los casos) una breve cola y depositar una boleta en una urna. Un acto extremadamente sencillo.

No se trataba tampoco de un asunto menor o intrascendente lo que estaba en juego. Tampoco se trataba de una cuestión abstrusa, sofisticada, excesivamente técnica o que requiriera de información muy detallada o muy difícil de conseguir. Todo el mundo sabía que la ley en cuestión despenalizaba el aborto hasta las 12 semanas de gestación. Todo el mundo sabe lo que es un aborto. Muchos de los adversarios de esta práctica consideraban que la ley multiplicaría los abortos, es decir, que promovería un acto que consideran inmoral, un crimen monstruoso. Un mínimo esfuerzo, entonces, una molestia insignificante, podía ayudar a derogar una ley que esos adversarios del aborto consideran inmoral.

Es obvio, entonces, que el restante 91,08% de los uruguayos, los que se quedaron comiendo un asado, o durmiendo la siesta, o mirando un partido, o haciendo cualquier otra cosa en vez de manifestar su adhesión al referéndum, o bien no creen que el aborto sea un acto abominable o bien no creen que la ley lo promueva (están contra el aborto, pero no creen que la ley sea mala) o ambas cosas. No importa, es estrictamente irrelevante, lo que hayan dicho cuando los encuestadores de las empresas de opinión pública los consultaron acerca de lo que pensaban: sólo importa el hecho de que no dejaron de comer su asado o de dormir su siesta para ir a poner una simple boleta en una urna. El 91, 08% de los uruguayos no cree, por lo tanto, que el aborto sea un crimen o que la ley vigente promueva el aborto o ambas cosas. Porque de lo contrario hubieran dejado por unos minutos su asado, su siesta, su partido de fútbol o lo que fuera y hubieran ido a depositar una simple boleta en una urna. El problema es que, durante muchos años, habíamos estado convencidos de que las cosas eran de otra manera.

Del mismo modo, se nos dijo también que un 65 o un 70% de la población se oponía a la ley que legalizó el mercado de la marihuana. Se nos dijo, y muchos se convencieron de ello, que el gobierno iba a pagar un alto precio en las urnas por haber impulsado esa ley tan extraordinariamente impopular. El resultado del oficialismo en las urnas, ya lo sabemos, fue realmente espectacular. O bien, entonces, esa ley no es tan impopular como se decía o bien a la gente no le preocupa tanto que haya sido aprobada como para castigar al gobierno por ese asunto.

Se nos dijo también que un porcentaje similar, un 65 o un 70% de la población, estaba a favor de bajar la edad de imputabilidad adulta a los 16 años para ciertos delitos graves o muy graves. Se nos dijo, y muchos se convencieron de ello, que era un gran negocio electoral promover la iniciativa de reforma que dejaba establecido ese mecanismo en la carta magna. Pero el candidato que hizo de esa propuesta el eje de su campaña llevó a su partido a la segunda mayor derrota de su historia. O sea que no era una jugada electoralmente tan brillante. Por no mencionar el hecho de que el 70% de adhesión a la iniciativa resultó no ser tal, aunque en esto puede y sin dudas debe haber influido el excelente trabajo de la comisión que se opuso a la propuesta. En todo caso, habría que decir que ese 70%, si es que alguna vez fue tal, no estaba tan convencido de su posición y que podía ser convencido de la opción contraria.

En suma, los sondeos de opinión pública han pintado durante todos estos años un panorama de la opinión de los uruguayos que sistemáticamente ha estado sesgado a favor de las posiciones más conservadoras o más de derecha del espectro político. Las empresas de opinión pública, pero también los analistas, politólogos, periodistas y demás formadores de opinión nos habían convencido de que vivíamos en un país que a la postre se demostró inexistente.

Me gustaría descartar de plano cualquier hipótesis conspirativa. No sé por qué se generó la burbuja que estalló el pasado domingo 26, pero es obvio que su crecimiento y posterior estallido afectaron sobre todo a los partidos de derecha, cuyos dirigentes y militantes todavía no se recuperan del golpe, todavía no entienden bien qué fue lo que les pasó. Resulta ridículo pensar que hubo una especie de acuerdo para inflar la adhesión de los uruguayos a ideas conservadoras o de derecha. Es simplemente algo que pasó y que tendrá sus explicaciones. Quizás a los uruguayos les guste declarar que piensan cosas que en realidad no piensan. O quizás las empresas de opinión pública estén haciendo mal su trabajo. Pero la pregunta más interesante, ahora que sabemos que vivimos en un país más de izquierda de lo que pensábamos, es: ¿qué vamos a hacer?

Lo primero que deberíamos hacer es no tenerle miedo a discutir propuestas de izquierda. Nadie tiene el monopolio de las ideas de izquierda, desde luego. Pero hay asuntos que no se discuten porque se supone (o se suponía) que podían asustar a los votantes. Se nos indujo a pensar que por haber promovido la legalización del mercado de la marihuana se iba a pagar un precio muy alto en términos electorales. O por haber promovido la despenalización del aborto. Pero esos fantasmas perdieron sus respectivas sábanas. ¿Vamos a animarnos a discutir entonces ideas de izquierda también en otros temas? ¿Vamos a discutir, por ejemplo, ideas de izquierda en materia de seguridad? Los mismos generadores de opinión pública que contribuyeron a convencernos de que vivíamos en un Uruguay que no existe están diciendo ahora que el plebiscito perdió pero que la mayoría de la gente igual apoya la medida. Lo cierto es que la mayoría dijo que no. ¿Por qué no discutir entonces ideas de izquierda en materia de seguridad? ¿Por qué no discutir ideas que sean efectivas, desde luego, pero además que sean de izquierda? ¿Por qué no discutir libremente sus ventajas y sus desventajas, sus virtudes y sus defectos, sin prestar demasiada atención a los falsos oráculos que se comunican torpemente con el soberano y que nos dicen que la gente quiere otra cosa? Es el momento de dejar de contar votos y de empezar a discutir en serio. ¿Por qué no discutir en serio si la inflación punitiva mejora la seguridad? ¿Por qué no discutir en serio esas y otras cuestiones sin miedo a que nos digan que somos amigos de los delincuentes o que queremos llenar las calles de violadores y de asesinos?

El candidato que dijo que el aumento de la tasa de homicidios en los últimos tres años era consecuencia de la liberación de presos de 2005 no pasó del 12,89% de los votos. El candidato que hizo de la inflación punitiva el eje de su campaña electoral vio cómo su principal iniciativa política del período era derrota en las urnas. Algunos sectores del Frente Amplio parecen tener hoy todas las ganas de levantar las banderas del que sacó el 12,89% de los votos y promover sus mismas iniciativas legislativas u otras muy similares. ¿Vamos a hacer eso o vamos a permitirnos por una vez discutir estos asuntos sin mirar de reojo los porcentajes de las encuestas?

Entradas populares de este blog

El Voto legalmente Obligatorio: Argumentos en favor y en contra

Por Julia Maskivker En una era en la cual las divisiones políticas e ideológicas parecen tragarse todo lo que encuentran en su camino, no es sorprendente que la discusión acerca del voto legalmente obligatorio haya alcanzado ciertos niveles de controversia en la esfera pública. ¿Es el voto obligatorio un instrumento legitimo de las democracias que aspiran a ser  saludables o puede este verse como una interferencia indebida a la libertad del ciudadano? En este corto ensayo voy a analizar los dos lados del debate; pero antes de empezar se hace necesaria una clarificación que no es muy neutral. En mi libro, The Duty to Vote, argumento que existe una obligación moral de votar cuando ciertas condiciones de justicia procedimental y política existen en el sistema electoral en cuestión. La idea principal del  libro es que votar con juicio e información relevante es contribuir a modificar las estructuras sociales y político-económicas que no son aceptablemente justas o funcionales en nuestras

¿Quién gana la elección de 2024 dando malas noticias?

Señal W1-5 «Camino sinuoso próximo» Pese a los avances en las últimas décadas, Uruguay tiene en su camino al desarrollo un conjunto desafíos fundamentales que comprometen su futuro. Muchos de estos desafíos requieren más gasto público para poder financiar las políticas públicas que permitan afrontarlos. El espacio para una mayor eficiencia del gasto público o una mayor recaudación no es nulo, pero es menor comparado a los recursos que se generan en base a un mayor crecimiento. En la ejecución de reformas pro-productividad que hagan posible el crecimiento del producto y, por lo tanto, brinden los recursos necesarios para las políticas públicas, se definirá si tenemos éxito en el camino al desarrollo. Durante esta campaña electoral debemos demandar al sistema político que sea capaz de reconocer estos importantes desafíos y ofrecer un plan de reformas para conseguir estos recursos. En este artículo planteo algunos ejemplos de estos desafíos, las líneas centrales de las políticas de produ

Re-enfoque: La violencia escolar como reflejo de una problemática estructural

Denisse Gelber Fuente de imagen: CherriesJD El pasado 2 de Mayo se conmemoró el Día Internacional contra el Acoso Escolar (Bullying). Las situaciones extremas de violencia escolar durante Marzo, en la UTU Figari (Barrio Sur), en el Liceo 1 de Las Piedras, el Liceo 49 (Punta de Rieles) y en el Liceo Zorrilla (que concluyó con el suicidio de un menor agredido [1] ), evidenciaron parcialmente la gravedad del problema en Uruguay [2] . Uruguay se encuentra en la posición 14 entre los países con más bullying. Esta nota busca re-enfocar la discusión sobre violencia escolar, como un problema estructural, cuyas raíces y consecuencias desbordan las comunidades educativas. Partiendo por un breve raconto de las normativas internacionales que protegen a la niñez y adolescencia, continuamos con cifras que revelan cuán desprotegidas se encuentran en el día a día. En tercer lugar, damos cuenta de la problemática de la violencia escolar y el acoso escolar en Uruguay, para concluir con un listado de r