Ir al contenido principal

Sudamérica merece más cupos en los mundiales

"Fall 2010 soccer" por dmartinigirl bajo licencia CC BY 2.0.

La fiebre mundialista ha tomado el planeta. En este post me sumo a la ola de notas escritas al respecto, pero en lugar de analizar un partido concreto, o ensalzar o defenestrar figuras particulares, propongo algo diferente: un análisis primario respecto a la competitividad de los equipos que cada confederación trae a los mundiales. Este tipo de análisis es relevante en sí mismo pero cobra aún más importancia cuando se considera que la FIFA planea aumentar el número de selecciones que acceden a los mundiales a partir del mundial de Canadá-México-USA 2026. La nota aporta una respuesta posible a la pregunta ¿qué confederación merece acaparar mayor cantidad de las plazas nuevas? Así como también: ¿está justificada la distribución de cupos actual en la calidad de los equipos que llegan a los mundiales?

Para el mundial de Rusia 2018, los 32 cupos se distribuyeron de la siguiente manera:
-AFC (la confederación de Asia):   4,5 cupos[1]
-CAF (África): 5
-CONCACAF (América Central, del Norte y el Caribe): 3,5
-CONMEBOL (América del Sur): 4,5
-OFC (Oceanía): 0,5
-UEFA (Europa): 13
-Organizador: 1.

De lo anterior se puede extraer que la distribución de plazas no es uniforme. Aquí argumento que la distribución actual no sigue criterios meramente deportivos. Si el organizador del torneo quiere que los equipos que acceden a la copa sean los 32 mejores del mundo, debería ajustarse la distribución de cupos por conferencia siempre que se detecte que los equipos de cierta confederación obtienen resultados consistentemente mejores o peores que el resto. Cuando uno habla informalmente de la calidad de los equipos en el mundial, la conversación suele inclinarse para el lado de qué confederación tiene más campeones. Entiendo que esto se debe a que es un indicador más fácil de recordar y analizar. Pero basarse en esto resulta bastante inconducente cuando se quiere llenar un torneo con 32 equipos de todo el mundo (en la historia sólo hubo 8 campeones, de 2 confederaciones).

Para analizar cuán adecuada es la distribución de plazas entiendo más relevante mirar la calidad de los equipos que acceden a la copa y no necesariamente aquellos que llegan a las fases definitorias. Para esto propongo dos indicadores: a) la proporción de equipos clasificados al mundial por cada confederación que luego pasa a los octavos de final, y b) los puntos ganados en fase de grupos por la selección a la que peor le fue de cada confederación. El primero es el indicador natural a analizar dado que una confederación que consistentemente envía una alta proporción de selecciones a la segunda ronda claramente tiene equipos competitivos. Pero podría darse el caso que una confederación tiene una cantidad X de seleccionados muy competitivos y luego la calidad de los restantes cae fuertemente. Si este fuera el caso, la proporción de equipos que acceden a la segunda ronda del mundial por parte de esa confederación podría ser alto, pero esto no justificaría aumentarle los cupos para mundiales futuros, dado que las selecciones que pasarían serían de menor calidad. Para detectar esta posibilidad uso el segundo indicador que mide la calidad del peor clasificado por confederación.

Usando datos ampliamente disponibles (por ejemplo en wikipedia), se pueden armar los dos indicadores. Dado que lo que pasa en un mundial en particular puede tener un alto componente aleatorio, miro los indicadores para los últimos 4 mundiales.[2] La siguiente tabla resume los resultados:



2018
2014

C
P
%
pts
C
P
%
pts
AFC
5
1
20
1
4
0
0
0
CAF
5
0
0
0
5
2
40
0
CONCACAF
3
1
33
0
4
3
75
0
CONMEBOL
5
4
80
3
6
5
83
4
OFC
0
0


0
0


UEFA
14
10
71
1
13
6
46
1










2010
2006

C
P
%
pts
C
P
%
pts
AFC
4
2
50
0
4
0
0
1
CAF
6
1
17
0
5
1
20
0
CONCACAF
3
2
67
1
4
1
25
0
CONMEBOL
5
5
100
5
4
3
75
3
OFC
1
0
0
3
1
1
100
4
UEFA
13
6
46
1
14
10
71
0



En la tabla anterior, la columna “C” indica la cantidad de selecciones que clasificaron al mundial por cada confederación, la columna “P” el número de selecciones que pasaron a la siguiente ronda, “%” indica el porcentaje que esto representa, lo que facilita la comparación, y “pts” son los puntos acumulados en la fase de grupos por la selección que menos puntos hizo en esa fase correspondiente a cada confederación.



La Tabla muestra que la CONMEBOL presenta mejores números que el resto de las confederaciones en ambos indicadores, en todos los mundiales analizados. La única excepción es en el mundial del 2006 cuando el único representante de la OFC (Australia) clasificó a octavos con 4 puntos en su grupo (llevando a 100% nuestro primer indicador), pero incluso en ese mundial la CONMEBOL muestra mejores indicadores que las restantes confederaciones. Es interesante notar que estos números se lograron con una rotación de equipos importante, dado que de los 10 países que conforman la CONMEBOL, 8 participaron de los últimos 4 mundiales.

Si al planificar un mundial el objetivo es que al evento accedan los equipos más competitivos en fase de grupos, entiendo que los números anteriores apuntan a Sudamérica como la región a la cual otorgar una mayor proporción de cupos. Vamos a ver qué le parece a la FIFA.


[1] Una selección ocupa 0,5 cupo cuando debe disputar una serie contra otro equipo con 0,5 cupo (perteneciente a otra confederación para clasificar).  Por ejemplo, para el corriente mundial, Perú quedó 5to en las clasificaciones de la CONMEBOL y por lo tanto se le otorgó media plaza, que implicó la disputa de un lugar en el mundial con Nueva Zelanda, el mejor clasificado de la OFC.
[2] Me limito a los últimos 4 mundiales para tener una idea actual de la situación de cada confederación.

Entradas populares de este blog

El Voto legalmente Obligatorio: Argumentos en favor y en contra

Por Julia Maskivker En una era en la cual las divisiones políticas e ideológicas parecen tragarse todo lo que encuentran en su camino, no es sorprendente que la discusión acerca del voto legalmente obligatorio haya alcanzado ciertos niveles de controversia en la esfera pública. ¿Es el voto obligatorio un instrumento legitimo de las democracias que aspiran a ser  saludables o puede este verse como una interferencia indebida a la libertad del ciudadano? En este corto ensayo voy a analizar los dos lados del debate; pero antes de empezar se hace necesaria una clarificación que no es muy neutral. En mi libro, The Duty to Vote, argumento que existe una obligación moral de votar cuando ciertas condiciones de justicia procedimental y política existen en el sistema electoral en cuestión. La idea principal del  libro es que votar con juicio e información relevante es contribuir a modificar las estructuras sociales y político-económicas que no son aceptablemente justas o funcionales en nuestras

¿Quién gana la elección de 2024 dando malas noticias?

Señal W1-5 «Camino sinuoso próximo» Pese a los avances en las últimas décadas, Uruguay tiene en su camino al desarrollo un conjunto desafíos fundamentales que comprometen su futuro. Muchos de estos desafíos requieren más gasto público para poder financiar las políticas públicas que permitan afrontarlos. El espacio para una mayor eficiencia del gasto público o una mayor recaudación no es nulo, pero es menor comparado a los recursos que se generan en base a un mayor crecimiento. En la ejecución de reformas pro-productividad que hagan posible el crecimiento del producto y, por lo tanto, brinden los recursos necesarios para las políticas públicas, se definirá si tenemos éxito en el camino al desarrollo. Durante esta campaña electoral debemos demandar al sistema político que sea capaz de reconocer estos importantes desafíos y ofrecer un plan de reformas para conseguir estos recursos. En este artículo planteo algunos ejemplos de estos desafíos, las líneas centrales de las políticas de produ

Re-enfoque: La violencia escolar como reflejo de una problemática estructural

Denisse Gelber Fuente de imagen: CherriesJD El pasado 2 de Mayo se conmemoró el Día Internacional contra el Acoso Escolar (Bullying). Las situaciones extremas de violencia escolar durante Marzo, en la UTU Figari (Barrio Sur), en el Liceo 1 de Las Piedras, el Liceo 49 (Punta de Rieles) y en el Liceo Zorrilla (que concluyó con el suicidio de un menor agredido [1] ), evidenciaron parcialmente la gravedad del problema en Uruguay [2] . Uruguay se encuentra en la posición 14 entre los países con más bullying. Esta nota busca re-enfocar la discusión sobre violencia escolar, como un problema estructural, cuyas raíces y consecuencias desbordan las comunidades educativas. Partiendo por un breve raconto de las normativas internacionales que protegen a la niñez y adolescencia, continuamos con cifras que revelan cuán desprotegidas se encuentran en el día a día. En tercer lugar, damos cuenta de la problemática de la violencia escolar y el acoso escolar en Uruguay, para concluir con un listado de r