Ir al contenido principal

Mucho ruido y pocas nueces: la eficiencia educativa en la práctica

La necesidad de mejorar el rendimiento y las oportunidades de aprendizaje de los estudiantes, en el actual contexto de restricciones presupuestarias crecientes, ha puesto el foco de atención en la mejora de la eficiencia de los sistemas educativos actuales. A diferencia de los programas e intervenciones que comienzan y terminan en un período determinado, la producción educativa dentro de las escuelas y liceos se repite año tras año consumiendo la mayor parte del presupuesto público invertido en educación. En términos económicos, la eficiencia educativa hace referencia a la medida en que los estudiantes logran su máximo potencial académico, dados los recursos familiares y escolares que tienen a su alcance. Por tanto, la evaluación sistemática de la eficiencia y el desempeño de los centros educativos resulta una herramienta clave para promover la mejora de la calidad de la educación aprovechando mejor los recursos ya invertidos en el sistema. Entre otros propósitos, permite cuantificar las mejoras potenciales de los centros educativos, identificar las mejores prácticas para aprender de ellas, comparar el desempeño entre diferentes tipos de centros educativos, así como analizar el impacto de las intervenciones y políticas públicas (De Witte y López-Torres, 2017, Johnes, 2020). 

Siguiendo este argumento, las actuales autoridades educativas uruguayas han reclamado reiteradamente “la optimización de los recursos escolares” para superar los malos resultados educativos del país. Por otra parte, en el marco del actual conflicto que atraviesa la educación pública en Uruguay, la comunidad educativa reclama una mayor dotación del presupuesto público. ¿Quién tiene razón? ¿En qué medida existe un problema de “insuficiencia” o de “ineficiencia” de recursos? Seguramente ambos, pero es solo una percepción. No existe evidencia empírica suficiente y concluyente al respecto.

A pesar del amplio consenso sobre la importancia de que las decisiones de política educativa (entre ellas la asignación presupuestaria) estén basadas en evidencias y que la investigación de calidad debería contribuir a guiar la política y la práctica, en la realidad, estas interacciones no se observan. Más aún, las investigaciones en materia de eficiencia educativa en Uruguay son casi inexistentes (Azar y Sicilia, 2021). Ello conduce a que el debate político y social se fundamente exclusivamente en ideologías, percepciones y experiencias personales, casos aislados o en experiencias internacionales adaptadas a la realidad nacional.

En esta entrada voy a comentar algunos de los desafíos más relevantes a la hora de llevar a cabo evaluaciones de la eficiencia educativa en la práctica y de transferir los resultados a los usuarios finales, que pueden explicar en gran medida la falta de evidencia en esta materia en Uruguay.

El primer gran desafío es la falta de acceso público a información de calidad. Evaluar la eficiencia requiere disponer de información individualizada a nivel de centro educativo, que permita identificar (y asociar), por un lado, los recursos educativos disponibles en los centros y por otro, lo resultados académicos del alumnado en cada centro. En el caso de Uruguay, en materia de recursos educativos de los centros, hasta la fecha, no se dispone de dicha información de forma sistemática y homogénea. En cuanto a los resultados educativos en materia de aprendizajes, las únicas fuentes de información disponibles públicamente (anonimizadas) son, para el caso de primaria las evaluaciones ARISTAS y LLECE y para secundaria, ARISTAS y PISA. Todas estas evaluaciones son de carácter muestral, y con importantes limitaciones de información en materia de recursos educativos de los centros (Sicilia, 2014; Azar y Sicilia, 2021), lo cual reduce la solidez de los resultados cuando el fin es incorporarlos a la toma de decisiones.

Otro aspecto desafiante en el caso concreto del sector educativo es que la producción se lleva a cabo de forma jerárquica (alumnos dentro de aulas, dentro de centros). Como consecuencia, la eficiencia del sistema educativo se compone de un efecto individual (que depende del estudiante y su familia) y un efecto escolar (que depende de la institución (docentes y directores). Por tanto, es relevante a la hora de evaluar la eficiencia educativa poder discriminar entre estos diferentes niveles de responsabilidad para hacer un análisis justo. Nuevamente, ello requiere disponer de información detallada de calidad que permita identificar las variables asociadas a la eficiencia estudiantil y escolar.

Ligado a lo anterior, otro importante desafío en el caso de Uruguay es la presencia de una elevada heterogeneidad entre los diferentes tipos de centros educativos. Por un lado, coexisten dos sistemas educativos casi paralelos (privado y público) con diferencias muy sustantivas tanto en términos de recursos educativos, como del tipo de alumnado y el entorno en el que operan. Por otra parte, dentro del sistema público, también conviven diversos modelos de producción tanto en la educación primaria (escuelas urbanas, rurales, Aprender, Tiempo Extendido y de Tiempo Completo), como en secundaria (liceos y escuelas técnicas-UTU). Para evitar comparaciones injustas es necesario tener acceso a información no sólo de los recursos educativos de cada centro, sino también de las variables de entorno que describen el contexto en el que operan.

Además del desafío asociado al acceso de la información, existen otros que también dificultan el traslado de los resultados de las evaluaciones de eficiencia educativa a la política y la práctica y que trascienden al caso uruguayo. En primer lugar, la investigación académica puede carecer de relevancia en la práctica y la política. En ocasiones, los académicos centran su investigación en la publicación de estudios en revistas internacionales de alto impacto, en detrimento de la transferencia académica (que muchas veces no es recompensada). Ello puede conllevar a que el objetivo de la evaluación no sea relevante en la práctica y la política.

Aun cuando la temática y objeto de la investigación son relevantes, los resultados de ésta pueden ser de difícil acceso o comprensión por parte de los responsables de la formulación de políticas y la comunidad educativa, debido a la forma en que están escritos o a la falta de difusión fuera del ámbito académico. Organizar eventos, desarrollar herramientas digitales interactivas o proporcionar actividades de formación no técnica para facilitar la comprensión e interpretación de los resultados de la investigación, pueden ser alternativas efectivas para que puedan incorporarlos de manera efectiva en el proceso de toma de decisiones.

Otro punto crítico es el hecho de que las implicaciones prácticas de la evaluación pueden no ser del todo claras o difíciles de implementar. Los resultados de la investigación pueden entrar en conflicto con lo que los usuarios finales creen que funciona. En este sentido, es importante tener en cuenta que los valores, los juicios y la ideología son tan importantes para la toma de decisiones como la evidencia científica. Por ello, a veces sería más apropiado hablar de “políticas informadas por la evidencia” en lugar de “políticas basadas en la evidencia”.

Por último, pero no menos importante, la falta de desarrollo de una cultura de evaluación y gestión en la comunidad educativa, así como la escasa participación (o incluso resistencia) de algunos agentes relevantes del proceso educativo a la hora de implementar cambios en la gestión educativa son desafíos claves, que trascienden la evaluación de la eficiencia.

En definitiva, la mejora de la calidad de la educación en Uruguay es una asignatura pendiente y urgente (aquí, aquí o aquí), que demanda la implementación de reformas profundas (a veces impopulares) y de un aumento en la inversión de recursos económicos. En un contexto de recursos limitados y con demandas sociales múltiples, es sumamente relevante disponer de evidencia empírica confiable sobre el grado de eficiencia de los estudiantes y docentes y la capacidad de gestión de los centros educativos. En definitiva, dar respuestas a interrogantes como ¿hasta qué punto existe un problema de “insuficiencia” o de “ineficiencia” de recursos? ¿Están todos los centros educativos aprovechando igualmente los recursos de que disponen? ¿Qué centros están logrando compensar al alumnado más vulnerable? ¿Qué están haciendo las mejores prácticas? Para ello es fundamental avanzar en la generación de información pública (anonimizada) de calidad. Por último, importa destacar la complejidad que implica transferir la investigación a la práctica y la política, lo cual requiere mucho más que informar a la comunidad sobre los resultados de la investigación académica. No es un proceso unidireccional, y demanda un esfuerzo y compromiso tanto de quienes llevan a cabo las investigaciones, como de los actores involucrados en el diseño e implementación de la política educativa.

Entradas populares de este blog

El Voto legalmente Obligatorio: Argumentos en favor y en contra

Por Julia Maskivker En una era en la cual las divisiones políticas e ideológicas parecen tragarse todo lo que encuentran en su camino, no es sorprendente que la discusión acerca del voto legalmente obligatorio haya alcanzado ciertos niveles de controversia en la esfera pública. ¿Es el voto obligatorio un instrumento legitimo de las democracias que aspiran a ser  saludables o puede este verse como una interferencia indebida a la libertad del ciudadano? En este corto ensayo voy a analizar los dos lados del debate; pero antes de empezar se hace necesaria una clarificación que no es muy neutral. En mi libro, The Duty to Vote, argumento que existe una obligación moral de votar cuando ciertas condiciones de justicia procedimental y política existen en el sistema electoral en cuestión. La idea principal del  libro es que votar con juicio e información relevante es contribuir a modificar las estructuras sociales y político-económicas que no son aceptablemente justas o funcionales en nuestras

¿Quién gana la elección de 2024 dando malas noticias?

Señal W1-5 «Camino sinuoso próximo» Pese a los avances en las últimas décadas, Uruguay tiene en su camino al desarrollo un conjunto desafíos fundamentales que comprometen su futuro. Muchos de estos desafíos requieren más gasto público para poder financiar las políticas públicas que permitan afrontarlos. El espacio para una mayor eficiencia del gasto público o una mayor recaudación no es nulo, pero es menor comparado a los recursos que se generan en base a un mayor crecimiento. En la ejecución de reformas pro-productividad que hagan posible el crecimiento del producto y, por lo tanto, brinden los recursos necesarios para las políticas públicas, se definirá si tenemos éxito en el camino al desarrollo. Durante esta campaña electoral debemos demandar al sistema político que sea capaz de reconocer estos importantes desafíos y ofrecer un plan de reformas para conseguir estos recursos. En este artículo planteo algunos ejemplos de estos desafíos, las líneas centrales de las políticas de produ

Re-enfoque: La violencia escolar como reflejo de una problemática estructural

Denisse Gelber Fuente de imagen: CherriesJD El pasado 2 de Mayo se conmemoró el Día Internacional contra el Acoso Escolar (Bullying). Las situaciones extremas de violencia escolar durante Marzo, en la UTU Figari (Barrio Sur), en el Liceo 1 de Las Piedras, el Liceo 49 (Punta de Rieles) y en el Liceo Zorrilla (que concluyó con el suicidio de un menor agredido [1] ), evidenciaron parcialmente la gravedad del problema en Uruguay [2] . Uruguay se encuentra en la posición 14 entre los países con más bullying. Esta nota busca re-enfocar la discusión sobre violencia escolar, como un problema estructural, cuyas raíces y consecuencias desbordan las comunidades educativas. Partiendo por un breve raconto de las normativas internacionales que protegen a la niñez y adolescencia, continuamos con cifras que revelan cuán desprotegidas se encuentran en el día a día. En tercer lugar, damos cuenta de la problemática de la violencia escolar y el acoso escolar en Uruguay, para concluir con un listado de r