Ir al contenido principal

Los orientales según los orientales


Pocos días atrás el Presidente José Mujica retornó de su visita oficial a China. La explícita intención del viaje fue profundizar las relaciones de Uruguay con ese país.[1] Desde el gobierno se ha insistido muchas veces en la necesidad de estrechar lazos con el gigante asiático; las empresas uruguayas cada vez más miran a China, y los empresarios de ese país se animan de a poco a invertir en Uruguay. [2]

Esta suerte de encantamiento de gobiernos y empresarios, ¿es compartida por la opinión pública? La información disponible sugiere que sí lo es, aunque tibiamente. El Barómetro de las Américas 2012 incluyó una batería de preguntas sobre China que se analiza a continuación.[3]
 
El gobierno Chino despierta más confianza entre los uruguayos que el de los Estados Unidos: 47 puntos versus 35 en una escala de 0 a 100 en la que 0 representa “nada confiable” y 100 “muy confiable”. Si bien cabe notar que el promedio de confianza en China es menor al punto medio de la escala, situado en los 50 puntos, de todos modos es el país cuyo gobierno más confianza recibe.[4]

En la visión de los uruguayos,  China tiene bastante influencia en América Latina. Es el segundo país más mencionado (19%) luego de Estados Unidos (47%).  Casi seis de cada diez consultados, además, creen que la influencia de China en América Latina es “positiva” (56%)  o “muy positiva” (2%).

Ya pensando en el impacto de China sobre Uruguay exclusivamente, tres cuartas partes de los consultados creen que China tiene “mucha” (33%) o “algo” (42%) de influencia sobre nuestro país.  Solo el 6% considera que China no tiene nada de influencia.  Respecto del impacto de esta influencia priman las opiniones favorables, aunque no son unánimes. Para la mayoría de los consultados la influencia de China en Uruguay es “positiva” (52%) o “muy  positiva” (3%). No obstante, casi un quinto de los encuestados considera que esa influencia es “negativa” (17%) o “muy negativa” (2%).[5]

No caben dudas de que los uruguayos perciben la influencia de China sobre nuestro país, aunque no hay consenso en torno al beneficio de ese impacto para el Uruguay. Solo 7% de los encuestados está “muy de acuerdo” con la idea de que “los negocios chinos contribuyen al desarrollo económico de Uruguay”, y un 40% está “de acuerdo.” El 25% no está “ni de acuerdo ni en desacuerdo.” Hay un 22% “en desacuerdo” y 6% “muy en desacuerdo.”

Con independencia de la valoración que los ciudadanos hagan acerca del impacto de China sobre Uruguay, hay un generalizado reconocimiento al hecho de que las relaciones entre ambos países ya se han estrechado en el último tiempo. El 77% de los consultados manifestó que en su opinión el vínculo entre Uruguay y China se ha hecho más cercano en los últimos cinco años.[6] Y el 36% de los encuestados cree que China será el país con mayor influencia en América Latina en los próximos 10 años. Es el país más mencionado, seguido por Estados Unidos (24%) y Brasil (22%).


Estos datos sugieren que China dejó de ser el país lejano con el que no teníamos nada en común. Hoy los uruguayos reconocen su poderío e impacto en la región y en el país, y en promedio depositan más confianza en su gobierno que en los de otras naciones extra regionales. Si bien es posible que el entusiasmo ciudadano respecto a China no tenga la magnitud del que se percibe en el gobierno y en algunos sectores empresariales, tampoco hay resistencia en la opinión pública a la profundización de las relaciones con China; por el contrario, el clima es favorable para que ello suceda.




[1] http://www.elpais.com.uy/informacion/mujica-queremos-aliado-de-china.html
[2] http://www.pwc.com.uy/es_UY/uy/eventos/assets/uruguay-china-china-uruguay.pdf
[3] Los datos están disponibles en www.lapopsurveys.org.
[4] El resto de los gobiernos por los que consultó  la encuesta –Estados Unidos, Irán, Israel y Rusia- se encuentran claramente por debajo del Chino en este indicador.
[5] El 26% restante considera que la influencia no es ni negativa ni positiva.
[6] El Barómetro de las Américas consultó sobre la evolución de la relación de Uruguay con varios países. Para ningún otro se registran valores tan altos de creencia en que se han estrechado las relaciones en el último tiempo como con  China.

Entradas populares de este blog

El Voto legalmente Obligatorio: Argumentos en favor y en contra

Por Julia Maskivker En una era en la cual las divisiones políticas e ideológicas parecen tragarse todo lo que encuentran en su camino, no es sorprendente que la discusión acerca del voto legalmente obligatorio haya alcanzado ciertos niveles de controversia en la esfera pública. ¿Es el voto obligatorio un instrumento legitimo de las democracias que aspiran a ser  saludables o puede este verse como una interferencia indebida a la libertad del ciudadano? En este corto ensayo voy a analizar los dos lados del debate; pero antes de empezar se hace necesaria una clarificación que no es muy neutral. En mi libro, The Duty to Vote, argumento que existe una obligación moral de votar cuando ciertas condiciones de justicia procedimental y política existen en el sistema electoral en cuestión. La idea principal del  libro es que votar con juicio e información relevante es contribuir a modificar las estructuras sociales y político-económicas que no son aceptablemente justas o funcionales en nuestras

¿Quién gana la elección de 2024 dando malas noticias?

Señal W1-5 «Camino sinuoso próximo» Pese a los avances en las últimas décadas, Uruguay tiene en su camino al desarrollo un conjunto desafíos fundamentales que comprometen su futuro. Muchos de estos desafíos requieren más gasto público para poder financiar las políticas públicas que permitan afrontarlos. El espacio para una mayor eficiencia del gasto público o una mayor recaudación no es nulo, pero es menor comparado a los recursos que se generan en base a un mayor crecimiento. En la ejecución de reformas pro-productividad que hagan posible el crecimiento del producto y, por lo tanto, brinden los recursos necesarios para las políticas públicas, se definirá si tenemos éxito en el camino al desarrollo. Durante esta campaña electoral debemos demandar al sistema político que sea capaz de reconocer estos importantes desafíos y ofrecer un plan de reformas para conseguir estos recursos. En este artículo planteo algunos ejemplos de estos desafíos, las líneas centrales de las políticas de produ

Re-enfoque: La violencia escolar como reflejo de una problemática estructural

Denisse Gelber Fuente de imagen: CherriesJD El pasado 2 de Mayo se conmemoró el Día Internacional contra el Acoso Escolar (Bullying). Las situaciones extremas de violencia escolar durante Marzo, en la UTU Figari (Barrio Sur), en el Liceo 1 de Las Piedras, el Liceo 49 (Punta de Rieles) y en el Liceo Zorrilla (que concluyó con el suicidio de un menor agredido [1] ), evidenciaron parcialmente la gravedad del problema en Uruguay [2] . Uruguay se encuentra en la posición 14 entre los países con más bullying. Esta nota busca re-enfocar la discusión sobre violencia escolar, como un problema estructural, cuyas raíces y consecuencias desbordan las comunidades educativas. Partiendo por un breve raconto de las normativas internacionales que protegen a la niñez y adolescencia, continuamos con cifras que revelan cuán desprotegidas se encuentran en el día a día. En tercer lugar, damos cuenta de la problemática de la violencia escolar y el acoso escolar en Uruguay, para concluir con un listado de r