Los orientales según los orientales


Pocos días atrás el Presidente José Mujica retornó de su visita oficial a China. La explícita intención del viaje fue profundizar las relaciones de Uruguay con ese país.[1] Desde el gobierno se ha insistido muchas veces en la necesidad de estrechar lazos con el gigante asiático; las empresas uruguayas cada vez más miran a China, y los empresarios de ese país se animan de a poco a invertir en Uruguay. [2]

Esta suerte de encantamiento de gobiernos y empresarios, ¿es compartida por la opinión pública? La información disponible sugiere que sí lo es, aunque tibiamente. El Barómetro de las Américas 2012 incluyó una batería de preguntas sobre China que se analiza a continuación.[3]
 
El gobierno Chino despierta más confianza entre los uruguayos que el de los Estados Unidos: 47 puntos versus 35 en una escala de 0 a 100 en la que 0 representa “nada confiable” y 100 “muy confiable”. Si bien cabe notar que el promedio de confianza en China es menor al punto medio de la escala, situado en los 50 puntos, de todos modos es el país cuyo gobierno más confianza recibe.[4]

En la visión de los uruguayos,  China tiene bastante influencia en América Latina. Es el segundo país más mencionado (19%) luego de Estados Unidos (47%).  Casi seis de cada diez consultados, además, creen que la influencia de China en América Latina es “positiva” (56%)  o “muy positiva” (2%).

Ya pensando en el impacto de China sobre Uruguay exclusivamente, tres cuartas partes de los consultados creen que China tiene “mucha” (33%) o “algo” (42%) de influencia sobre nuestro país.  Solo el 6% considera que China no tiene nada de influencia.  Respecto del impacto de esta influencia priman las opiniones favorables, aunque no son unánimes. Para la mayoría de los consultados la influencia de China en Uruguay es “positiva” (52%) o “muy  positiva” (3%). No obstante, casi un quinto de los encuestados considera que esa influencia es “negativa” (17%) o “muy negativa” (2%).[5]

No caben dudas de que los uruguayos perciben la influencia de China sobre nuestro país, aunque no hay consenso en torno al beneficio de ese impacto para el Uruguay. Solo 7% de los encuestados está “muy de acuerdo” con la idea de que “los negocios chinos contribuyen al desarrollo económico de Uruguay”, y un 40% está “de acuerdo.” El 25% no está “ni de acuerdo ni en desacuerdo.” Hay un 22% “en desacuerdo” y 6% “muy en desacuerdo.”

Con independencia de la valoración que los ciudadanos hagan acerca del impacto de China sobre Uruguay, hay un generalizado reconocimiento al hecho de que las relaciones entre ambos países ya se han estrechado en el último tiempo. El 77% de los consultados manifestó que en su opinión el vínculo entre Uruguay y China se ha hecho más cercano en los últimos cinco años.[6] Y el 36% de los encuestados cree que China será el país con mayor influencia en América Latina en los próximos 10 años. Es el país más mencionado, seguido por Estados Unidos (24%) y Brasil (22%).


Estos datos sugieren que China dejó de ser el país lejano con el que no teníamos nada en común. Hoy los uruguayos reconocen su poderío e impacto en la región y en el país, y en promedio depositan más confianza en su gobierno que en los de otras naciones extra regionales. Si bien es posible que el entusiasmo ciudadano respecto a China no tenga la magnitud del que se percibe en el gobierno y en algunos sectores empresariales, tampoco hay resistencia en la opinión pública a la profundización de las relaciones con China; por el contrario, el clima es favorable para que ello suceda.




[1] http://www.elpais.com.uy/informacion/mujica-queremos-aliado-de-china.html
[2] http://www.pwc.com.uy/es_UY/uy/eventos/assets/uruguay-china-china-uruguay.pdf
[3] Los datos están disponibles en www.lapopsurveys.org.
[4] El resto de los gobiernos por los que consultó  la encuesta –Estados Unidos, Irán, Israel y Rusia- se encuentran claramente por debajo del Chino en este indicador.
[5] El 26% restante considera que la influencia no es ni negativa ni positiva.
[6] El Barómetro de las Américas consultó sobre la evolución de la relación de Uruguay con varios países. Para ningún otro se registran valores tan altos de creencia en que se han estrechado las relaciones en el último tiempo como con  China.

La abuelización de la pobreza

Por Fernando Esponda Recuerdo la primera vez que una amiga me comentó, hace unos cinco o seis años, que estaba empezando a caer la natali...