Ir al contenido principal

El curioso caso del deporte olímpico uruguayo

Se acercan los Juegos de Londres y renovamos la ilusión de ver a nuestros/as deportistas desfilar en la ceremonia inaugural y eventualmente festejar alguna medalla. Este año competimos en futbol, por lo que las ilusiones son más grandes de lo habitual. Además, nuestra delegación será menos raquítica que de costumbre; de hecho una de las 5 mayores en nuestra historia olímpica. En estos meses comenzaremos a aprender una vez más del sacrificio que los y las atletas uruguayas deben hacer para clasificar y llegar a la cita olímpica, así como de las condiciones precarias en que entrenan o bien que entrenan (y residen) en otros países. Esta nota discute la debilidad endémica del deporte de alta competencia en Uruguay y se pregunta si no seria oportuno pensar en armar un sistema organizado y financiado que permita ampliar la base de deportistas de alta competencia.

Lo cierto es que Uruguay no ha logrado mejorar su participación olímpica en las ultimas dos décadas si uno hace a un lado las participaciones en futbol o basquetbol. Más aun, si comparamos la participación olímpica de Uruguay entre 1936 y 1968 (antes de la dictadura) con la participación posterior (1988 a 2008), el promedio de deportistas olímpicos uruguayos (exceptuando futbol o basquetbol) es de 22 en el primer periodo y 15 en el segundo. Tampoco ha mejorado el abanico de disciplinas en las que se participa, siendo 7 el promedio en 1936-1968 y 8 en 1988-2008. El promedio entre 1936 y 1968 llega a 9 si dejamos fuera Melbourne ’56 y Tokio ‘64, en que la participación baja por un problema, presumo, asociado al costo de recorrer medio mundo en esa época.* Por otro lado, las disciplinas olímpicas pasaron de un promedio de 150 entre 1936 y 1968 a uno de 278 entre 1988 y 2008. Mientras el número de disciplinas se duplicó, nosotros seguimos participando en más o menos las mismas.


Para tener una imagen más amplia tomemos los Juegos Panamericanos. En este caso Uruguay pasó de participar en un promedio de 10 disciplinas entre 1951 y 1967 a un promedio de 21 disciplinas entre 1987 y 2011. Esto sigue la tendencia de los juegos, que pasaron de tener un promedio de 18 disciplinas en 1951-1967 a uno de 36 en 1987-2011. La Figura 2 muestra como el número de atletas uruguayos que participan de los Juegos Panamericanos crece por el lado de las disciplinas colectivas (rojo); mientras el los otros deportistas (azul) se mantienen en un guarismo similar en los últimos 25 años. Es buena noticia que deportes colectivos masculinos y, sobre todo femeninos, estén más cerca de una cita olímpica. No es buena notica que Uruguay no logre ampliar ni el abanico de disciplinas individuales en las que participa ni el numero de atletas que participan en estas disciplinas.        


El presupuesto de la Dirección de Deportes del Ministerio de Deporte y Turismo, y por tanto la política de deportes se centra en la promoción de deportes con un enfoque educativo y de promoción social, lo cual es una excelente política, pero flaquea en la promoción y apoyo a la alta competencia. En la ley de presupuesto 17.296 (2000-2004) se establece, junto con la creación del Ministerio de Deporte y Juventud, la asignación de $1.000.000 (pesos) anuales al Comité Olímpico Uruguayo para actividades relacionadas a los Juegos Panamericanos y Olímpicos entre otros. La ley de presupuesto 18.719 (2010-2014) establece un refuerzo del presupuesto de esta área de $20.000.000 (pesos) para 2011 y otro similar para 2012. La ley 17.850 de 2004 establece la pensión graciable para medallistas olímpicos (2 entre 1960 y 2008). 

¿Qué hay detrás del crecimiento de deportes colectivos como el hándbol o el hockey? Una red de colegios y universidades que compiten en las ligas asociadas a las instituciones educativas. De hecho, las delegaciones panamericanas han contado ininterrumpidamente con delegaciones de hándbol femenino y masculino, y hockey femenino desde Winnipeg ’99. El Uruguay actual es diferente al de los Juegos de Londres ‘48, dado que cuenta con un sistema universitario y de educación secundaria mucho mas extendido y que podría complementar a los tradicionales clubes sociales y deportivos, que fueron la base del deporte de alta competencia en aquel tiempo. La importancia de la alta competencia radica no solo en los valores olímpicos, sino en el hecho que detrás de cada deportista Panamericano u Olímpico hay cientos de deportistas compitiendo por llegar a los juegos. ¿No será posible crear un programa nacional de alta competencia, tal vez asociado a colegios, liceos y universidades, que permita una alianza entre educación y deporte? ¿No podría tener esto también externalidades positivas para la educación secundaria, tan alicaída en nuestro país? La articulación del Estado, el Comité Olímpico, los centros de educación públicos y privados, los clubes sociales y deportivos, y otros actores privados permitiría generar un programa de calidad para alta competencia en un plazo razonablemente corto. Hay experiencias exitosas que debieran estudiarse con cuidado.

Hoy existen 302 disciplinas olímpicas, ¿no podríamos nosotros participar en un promedio de 50 en lugar de 7?, ¿no podríamos enviar 100 olímpicos en lugar de 22? Es posible que no sea tan difícil. Con coordinación, colaboración, inversión, creatividad y emulando las experiencias exitosas se puede llegar lejos. Si es cierto que el deporte es el mejor embajador del Uruguay, entonces valdría la pena invertir más y mejor en este asunto.   
______
Los datos sobre competiciones Olímpicas y Panamericanas son tomados de la página web del Comité Olímpico Uruguayo: http://www.cou.org.uy/cou/home/index.php
Los textos de las leyes 17296, 17850 y 18719 se encuentran disponibles en la página web del Parlamento Nacional: http://www0.parlamento.gub.uy/palacio3/index1280.asp?e=0&w=1366
La Figura 1 omite la mención a los Juegos Olímpicos de Moscú 1980 porque Uruguay no participa de los mismos por razones políticas.
La Figura 1 hace la estimación del número de deportistas uruguayos para Londres 2012 asumiendo que todos aquellos que tienen posibilidad de participar a la fecha de hoy lo harán, lo cual suma un total 40 deportistas (según estimación realizada por El Observador, fecha 27 de marzo de 2012). Sin embargo, es razonable esperar que el número final se ubique entre 31 y 40 deportistas.
*Debe considerarse que, en algunas disciplinas, un deportista puede competir en mas de una categoría, lo cual no esta considerado en el calculo del promedio de disciplinas por no contar con la información detallada. Un ejemplo es un nadador que participa de la carrera de 100 metros libres y de la de 100 metros mariposa. De todos modos, no debe perderse de vista que Uruguay lleva un promedio de 15 deportistas a los Juegos Olímpicos. 
**Foto tomada de: http://aktest.olympic.org/Assets/MediaPlayer/Photos/1924/01/01/SAAFB042/SAAFB042_HD.jpg

Entradas populares de este blog

El Voto legalmente Obligatorio: Argumentos en favor y en contra

Por Julia Maskivker En una era en la cual las divisiones políticas e ideológicas parecen tragarse todo lo que encuentran en su camino, no es sorprendente que la discusión acerca del voto legalmente obligatorio haya alcanzado ciertos niveles de controversia en la esfera pública. ¿Es el voto obligatorio un instrumento legitimo de las democracias que aspiran a ser  saludables o puede este verse como una interferencia indebida a la libertad del ciudadano? En este corto ensayo voy a analizar los dos lados del debate; pero antes de empezar se hace necesaria una clarificación que no es muy neutral. En mi libro, The Duty to Vote, argumento que existe una obligación moral de votar cuando ciertas condiciones de justicia procedimental y política existen en el sistema electoral en cuestión. La idea principal del  libro es que votar con juicio e información relevante es contribuir a modificar las estructuras sociales y político-económicas que no son aceptablemente justas o funcionales en nuestras

¿Quién gana la elección de 2024 dando malas noticias?

Señal W1-5 «Camino sinuoso próximo» Pese a los avances en las últimas décadas, Uruguay tiene en su camino al desarrollo un conjunto desafíos fundamentales que comprometen su futuro. Muchos de estos desafíos requieren más gasto público para poder financiar las políticas públicas que permitan afrontarlos. El espacio para una mayor eficiencia del gasto público o una mayor recaudación no es nulo, pero es menor comparado a los recursos que se generan en base a un mayor crecimiento. En la ejecución de reformas pro-productividad que hagan posible el crecimiento del producto y, por lo tanto, brinden los recursos necesarios para las políticas públicas, se definirá si tenemos éxito en el camino al desarrollo. Durante esta campaña electoral debemos demandar al sistema político que sea capaz de reconocer estos importantes desafíos y ofrecer un plan de reformas para conseguir estos recursos. En este artículo planteo algunos ejemplos de estos desafíos, las líneas centrales de las políticas de produ

Cómo eliminar la pobreza infantil con 0,4% del PBI y por qué con eso persistirán los problemas

Matias Brum El Jueves 30 de Marzo el Instituto Nacional de Estadística publicó los microdatos de la Encuesta Contínua de Hogares, tras publicar unos días antes los datos más recientes de pobreza, indigencia y distribución del ingreso. Largamente comentados, los datos mostraron una reducción en la pobreza global en 2022 en relación a 2021, y una alarmante pobreza infantil (de 0 a 6 años) en torno al 17%. En esta nota a primera vista comento tres formas de acabar con la pobreza infantil y explico por qué dos de ellas no son del todo útiles. De fondo, trato de poner sobre la mesa asuntos de fondo que se pierden en la discusión semestral del dato puntual. Como punto de partida, vale recordar que la pobreza se mide a nivel de hogares: el INE entrevista a todas las personas dentro de un hogar, suma todos los ingresos, y si el monto total está por debajo de una línea de pobreza, el hogar entero (y sus integrantes) es considerado pobre. La línea de pobreza varía según la cantidad de integra