Ir al contenido principal

Empleo juvenil pierde por goleada

Carlos tiene 19 años y vive junto a su pareja e hijo, en la casa de sus padres en las cercanías del barrio Cuarenta Semanas en Montevideo. Estudió 3 años de carpintería en UTU y algunos años de Ciclo Básico. Hasta ahora ha trabajado en barrido y reacondicionamiento de plazas a través de pasantías ofrecidas por ONGs locales y la Intendencia. Cuando no tiene empleo estable, sale a las calles con su carro de mano en busca de productos reciclables por los que le pagan $1 el kilo de cartón y entre $1 y $3 el kilo de botellas de plástico si las separa por color. Gabriela tiene 25 años y vive junto a sus padres en Pocitos, Montevideo. Completó cursos terciarios en arte y diseño pero sus empleos hasta el momento han sido en servicios, sin pago de horas extras y cobertura parcial de la seguridad social. En su último empleo, la empresa contratante le solicitó registrarse como servicio unipersonal -sin derecho a aguinaldo, licencia, horas extras ni despido- aunque su situación era de dependencia. La mitad de su salario –de un monto cercano al salario mínimo nacional- era aportado para costos de la empresa unipersonal (Banco de Previsión Social).
Ambos casos dan cuenta de situaciones socio-económicas diferentes con un común denominador: ausencia de oportunidades laborales de acuerdo a su calificación. La preocupación por la situación educativa en Uruguay es cada vez mayor entre representantes de distintos partidos políticos, sindicatos y autoridades educativas. La alta –y estancada- deserción entre adolescentes, mayormente de nivel socio-económico bajo, se contradice con la inversión realizada en reformas y programas focalizados en la retención /reinserción educativa de niños y adolescentes. Entre estos programas se encuentran: el Programa de Aulas Comunitarias, el Programa de Impulso a la Universalización de la Educación Media, Programa Puente de Acreditación Primaria, Programa de Maestros Comunitarios y el Compromiso Educativo. Sin embargo, ¿sabe cuántos programas de inserción laboral juvenil ofrece el Estado? Dos: el Taller de orientación laboral - Primera experiencia laboral (INJU) y el Programa Projoven de capacitación e inserción laboral para jóvenes (INEFOP). Ambos programas están focalizados en jóvenes de hasta 24 años que no completaron su educación media. Entre quienes asisten, generalmente la mitad son convocados por empresas para realizar pasantías.
Alguien podría argumentar que el desbalance entre programas educativos y laborales no requiere mayor atención. La educación es un derecho que el Estado debe garantizar pero obtener empleo es una responsabilidad individual. Esto estaría en parte evidenciado en que tan solo 2% de la población uruguaya obtiene su empleo a partir de programas estatales, mientras cuatro de cada diez uruguayos obtienen su empleo a través de recomendaciones de amigos o familiares (Arim & Salas, 2007). Ahora bien, si pretendemos que los programas educativos ofrezcan retornos económicos en el mediano y largo plazo, se requiere de programas laborales que los complementen. El desempleo juvenil triplica la tasa de desempleo adulto (MIDES-INJU, 2009) y entre quienes se encuentran trabajando tan solo uno de cada cuatro cuenta con cobertura de seguridad social (Encuesta Continua de Hogares, 2009).
En la medida en que nos sigamos concentrando en la educación sin políticas complementarias de empleo, seguiremos perdiendo por goleada.

Fuentes citadas:
Arim, R., & Salas, G. (2007, Abril). Situacion del empleo en Uruguay. INE-UNFPA.
MIDES-INJU. (2009). Segundo informe de la Encuesta Nacional de la Adolescencia y Juventud. Montevideo, Uruguay: MIDES-INJU.

Entradas populares de este blog

El Voto legalmente Obligatorio: Argumentos en favor y en contra

Por Julia Maskivker En una era en la cual las divisiones políticas e ideológicas parecen tragarse todo lo que encuentran en su camino, no es sorprendente que la discusión acerca del voto legalmente obligatorio haya alcanzado ciertos niveles de controversia en la esfera pública. ¿Es el voto obligatorio un instrumento legitimo de las democracias que aspiran a ser  saludables o puede este verse como una interferencia indebida a la libertad del ciudadano? En este corto ensayo voy a analizar los dos lados del debate; pero antes de empezar se hace necesaria una clarificación que no es muy neutral. En mi libro, The Duty to Vote, argumento que existe una obligación moral de votar cuando ciertas condiciones de justicia procedimental y política existen en el sistema electoral en cuestión. La idea principal del  libro es que votar con juicio e información relevante es contribuir a modificar las estructuras sociales y político-económicas que no son aceptablemente justas o funcionales en nuestras

¿Quién gana la elección de 2024 dando malas noticias?

Señal W1-5 «Camino sinuoso próximo» Pese a los avances en las últimas décadas, Uruguay tiene en su camino al desarrollo un conjunto desafíos fundamentales que comprometen su futuro. Muchos de estos desafíos requieren más gasto público para poder financiar las políticas públicas que permitan afrontarlos. El espacio para una mayor eficiencia del gasto público o una mayor recaudación no es nulo, pero es menor comparado a los recursos que se generan en base a un mayor crecimiento. En la ejecución de reformas pro-productividad que hagan posible el crecimiento del producto y, por lo tanto, brinden los recursos necesarios para las políticas públicas, se definirá si tenemos éxito en el camino al desarrollo. Durante esta campaña electoral debemos demandar al sistema político que sea capaz de reconocer estos importantes desafíos y ofrecer un plan de reformas para conseguir estos recursos. En este artículo planteo algunos ejemplos de estos desafíos, las líneas centrales de las políticas de produ

Re-enfoque: La violencia escolar como reflejo de una problemática estructural

Denisse Gelber Fuente de imagen: CherriesJD El pasado 2 de Mayo se conmemoró el Día Internacional contra el Acoso Escolar (Bullying). Las situaciones extremas de violencia escolar durante Marzo, en la UTU Figari (Barrio Sur), en el Liceo 1 de Las Piedras, el Liceo 49 (Punta de Rieles) y en el Liceo Zorrilla (que concluyó con el suicidio de un menor agredido [1] ), evidenciaron parcialmente la gravedad del problema en Uruguay [2] . Uruguay se encuentra en la posición 14 entre los países con más bullying. Esta nota busca re-enfocar la discusión sobre violencia escolar, como un problema estructural, cuyas raíces y consecuencias desbordan las comunidades educativas. Partiendo por un breve raconto de las normativas internacionales que protegen a la niñez y adolescencia, continuamos con cifras que revelan cuán desprotegidas se encuentran en el día a día. En tercer lugar, damos cuenta de la problemática de la violencia escolar y el acoso escolar en Uruguay, para concluir con un listado de r