Ir al contenido principal

Eleccciones uruguayas y mitos griegos

Las elecciones han terminado. Los candidatos se congratulan nuevamente de un proceso llevado adelante en orden y paz. La prensa internacional se hace eco, señalando a Uruguay como ejemplo para la democracia. La reciente edición del índice de percepción de la corrupción de transparencia internacional confirma el liderazgo de Uruguay en esta materia en América Latina. Un nuevo gobierno se prepara para tomar el poder mientras Montevideo ingresa en su bucólico verano. Satisfechos de sí mismos (y algunos más contentos que otros) los uruguayos dan por cerrado un ciclo electoral bastante largo. Es la hora de gobernar.

Sin embargo, hay grietas en esta ídilica imágen. El Presidente saliente advirtió que dinero del narcotráfico podría haber ingresado en la campaña electoral. Un edil de la oposición fue procesado por vínculos con el narcotráfico. El medio online Sudestada, utilizando información proporcionada por la Corte Electoral detectó una serie importante de violaciones a la regulación electoral, particularmente en términos de financiación de las campañas políticas. Las repercusiones de esta noticia llevaron a admitir a la Corte Electoral que era incapaz de controlar a los partidos y los fondos que estos reciben. La información pública demuestra a su vez que los partidos no presentan su contabilidad de manera sistemática, complicando cualquier operación de control social como señala un reciente estudio de Victoria Terán. Las estimaciones realizadas por estudios realizados por Daniel Chasquetti y Rafael Piñeiro * afirman que aproximadamente el 75 % del dinero en las campañas viene de fondos privados. La publicidad que los medios de comunicación realizan (y sus costos) también son parte de la caja negra del sistema.

¿Cuál es el problema? El dinero en política es un fenómeno difícil de estudiar. A diferencia de la influencia que tienen los votos de los ciudadanos en la elección de un candidato (la cuál es bastante observable) , la cantidad de dinero, de quien viene y cómo influye es difícil de estimar. Algunos estudios en los Estados Unidos muestran como las maquinarias de recaudación de fondos influyen en el despegue y eventual éxito de algunas campañas. Trabajos como el “Explorador de influencia” de la Fundación Sunlight muestra como el dinero que ciertos actores ¨contribuyen¨al proceso electoral norteamericano y a la aprobación de ciertas regulaciones. Pero aún en contextos donde la información está relativamente disponible, es difícil de saber exactamente como el dinero juega en campaña y después de ella. El presupuesto más simple ( e inocente) es que el dinero compra influencia y acceso a quienes deciden como afirman Casas y Zovatto en un estudio sobre América Latina. Este acceso de quien contribuye es obviamente mayor que el de otros grupos e individuos en la sociedad que no lo hacen y puede traducirse en la adopción (o no) de determinadas normas que favorezcan a ciertos grupos.

En Uruguay los partidos políticos tienen un prestigio ganado fruto del devenir histórico del país y la creencia establecida en diversos ámbitos acerca del rol positivo que cumplen en la democracia. Frente al argumento de la necesidad de controlarlos, la respuesta usual es que, debido a la competencia existente entre los partidos uruguayos, se controlan los unos a los otros de forma eficiente. Usualmente quienes abogan por mayor transparencia son considerados “anti-políticos” y portadores de una actitud ¨moralizante¨ frente al ejercicio del poder (del cuál en la citada visión tienen casi un monopolío). Sin embargo este anticuado debate debe cesar frente a la evidencia: el garante del sistema es incapaz de vigilar lo que pasa y la mayoría de los aportes a los partidos vienen de lugares que no se conocen.

Las soluciones frente este problema son múltiples. Las mismas incluyen un regulador con poderes, normas que obliguen a los partidos a liberar más información y control social adecuado. También requiere repensar el financiamiento de los partidos con fondos públicos y su espacio en los medios. Es un combo que como señalan algunos colegas requiere de una solución a la “Ulises encadenado”. Ulises ató sus manos para prevenir que el canto de las sirenas le costará su vida, de la misma forma que los partidos debieran limitar de quien reciben fondos para asegurar su independencia. La solución “a la Ulises” depende de que los partidos en el poder den el primer paso. También hay una solución alternativa: a la “Narciso”. Preso de su supuesta belleza Narciso murió ahogado al caer en el lago. Y ese es el riesgo del discurso auto-complaciente que se sabe afortunado en el contexto regional y para el cuál “todo está bien como está”. Para bien o para mal dinero, influencia y política irán juntos por largo tiempo. La manera en que este tema se resuelva dirá mucho de la supuesta madurez y sofisticación, tanta veces proclamada, de nuestro sistema político.

Fabrizio Scrollini




* Las afirmaciones de ambos autores se dieron en el marco del evento En la caja negra de la democracia uruguaya organizado por AUCIP el 19 de Setiembre de 2014 y forman parte de sus respectivos trabajos de investigación presentados en dicho evento.

Entradas populares de este blog

El Voto legalmente Obligatorio: Argumentos en favor y en contra

Por Julia Maskivker En una era en la cual las divisiones políticas e ideológicas parecen tragarse todo lo que encuentran en su camino, no es sorprendente que la discusión acerca del voto legalmente obligatorio haya alcanzado ciertos niveles de controversia en la esfera pública. ¿Es el voto obligatorio un instrumento legitimo de las democracias que aspiran a ser  saludables o puede este verse como una interferencia indebida a la libertad del ciudadano? En este corto ensayo voy a analizar los dos lados del debate; pero antes de empezar se hace necesaria una clarificación que no es muy neutral. En mi libro, The Duty to Vote, argumento que existe una obligación moral de votar cuando ciertas condiciones de justicia procedimental y política existen en el sistema electoral en cuestión. La idea principal del  libro es que votar con juicio e información relevante es contribuir a modificar las estructuras sociales y político-económicas que no son aceptablemente justas o funcionales en nuestras

¿Quién gana la elección de 2024 dando malas noticias?

Señal W1-5 «Camino sinuoso próximo» Pese a los avances en las últimas décadas, Uruguay tiene en su camino al desarrollo un conjunto desafíos fundamentales que comprometen su futuro. Muchos de estos desafíos requieren más gasto público para poder financiar las políticas públicas que permitan afrontarlos. El espacio para una mayor eficiencia del gasto público o una mayor recaudación no es nulo, pero es menor comparado a los recursos que se generan en base a un mayor crecimiento. En la ejecución de reformas pro-productividad que hagan posible el crecimiento del producto y, por lo tanto, brinden los recursos necesarios para las políticas públicas, se definirá si tenemos éxito en el camino al desarrollo. Durante esta campaña electoral debemos demandar al sistema político que sea capaz de reconocer estos importantes desafíos y ofrecer un plan de reformas para conseguir estos recursos. En este artículo planteo algunos ejemplos de estos desafíos, las líneas centrales de las políticas de produ

Cómo eliminar la pobreza infantil con 0,4% del PBI y por qué con eso persistirán los problemas

Matias Brum El Jueves 30 de Marzo el Instituto Nacional de Estadística publicó los microdatos de la Encuesta Contínua de Hogares, tras publicar unos días antes los datos más recientes de pobreza, indigencia y distribución del ingreso. Largamente comentados, los datos mostraron una reducción en la pobreza global en 2022 en relación a 2021, y una alarmante pobreza infantil (de 0 a 6 años) en torno al 17%. En esta nota a primera vista comento tres formas de acabar con la pobreza infantil y explico por qué dos de ellas no son del todo útiles. De fondo, trato de poner sobre la mesa asuntos de fondo que se pierden en la discusión semestral del dato puntual. Como punto de partida, vale recordar que la pobreza se mide a nivel de hogares: el INE entrevista a todas las personas dentro de un hogar, suma todos los ingresos, y si el monto total está por debajo de una línea de pobreza, el hogar entero (y sus integrantes) es considerado pobre. La línea de pobreza varía según la cantidad de integra