Ir al contenido principal

No todo es distribución progresiva en el gobierno de izquierda



Foto: Adriana Cabrera Esteve

Hoy 12 de setiembre, un grupo de uruguayos, un grupo minoritario de uruguayos, pudo acceder al sitio web del BPS y confirmar cuanto dinero le va a devolver el FONASA. Se trata de un grupo muy minoritario, ya que para estar en dicha situación es necesario haber tenido durante el año 2012 un salario promedio que supere los $ 40.000.

Hace un par de meses, en el marco de la discusión parlamentaria sobre la rendición de cuentas, varios actores del gobierno habían mencionado la posibilidad de eliminar la devolución del FONASA. La idea surgió, aparentemente, como un camino para hacer caja y así financiar algunas de las demandas sociales que implicaban un aumento del presupuesto.

Posteriormente, la iniciativa perdió fuerza. Principalmente porque los derechos a recibir la devolución este año, se habían originado el año pasado y, por lo tanto, su eliminación planteaba varios problemas legales. Por lo tanto, la medida no servía para hacer caja este año ni el que viene.

Pero repasemos un poco como fue que se generó una medida que fue aprobada hace solo tres años y ahora era considerada su eliminación.

En el año 2011, en el marco del avance de la reforma de la salud, estaba prevista la eliminación de las Cajas de Auxilio y la incorporación de sus beneficiarios al FONASA. Dicha medida generó importantes resistencias entre los directamente afectados.

El objetivo de la creación del seguro nacional de salud en 2008 era, según el gobierno, permitir que cada persona pudiera tener una cobertura de salud de calidad realizando un aporte económico proporcional a sus ingresos. La idea era ir expandiendo ese seguro gradualmente hasta abarcar a toda la población uruguaya.

Esta lógica implicaba que todos beneficiarios aportaban al FONASA un porcentaje de sus ingresos y con la suma de todos los aportes se financiaba la misma cobertura de salud para todos. Obviamente si un trabajador tenía un salario bajo su aporte sería también bajo y por si solo no alcanzaría para financiar su cobertura de salud. Pero dentro del seguro también hay trabajadores con salarios altos y, por lo tanto, que realizaban aportes altos con los cuales se podía financiar la cobertura de salud de más de una persona. De esta manera los aportes del trabajador de salarios altos servían para darle cobertura de salud al trabajador de salarios bajos. Esta es la lógica que tenía el FONASA en sus primeros cuatro años y, por eso se decía que era un sistema solidario. Pero para que funcionase las personas de ingresos altos tenían que incorporase al mismo.

Las Cajas de Auxilio tenían una lógica totalmente distinta. En dichas instituciones cada grupo de trabajadores tenía su propio “pequeño fonasa” aparte del resto. Realizaban aportes que no iban al FONASA sino a su propia CA y con ello financiaban su cobertura de salud que, al tener salarios promedio mayores, era más amplia. Y de esa manera no contribuían a financiar la cobertura de salud de los trabajadores con menores salarios.

Dado el conflicto político que implicaba la incorporación de las Cajas de Auxilio, al gobierno no se le ocurrió mejor idea que la devolución de aportes al FONASA. La mayoría de los beneficiarios de dichas cajas eran personas ubicadas entre las de mayores ingresos de Uruguay. De modo que, la devolución de aportes implicaba que lo que el gobierno les sacaba con una mano, se lo devolvía con la otra, pero lo devolvía con creces. Con el agravante de que la nueva medida, no solo le devuelve aportes a los beneficiarios de las Cajas de Auxilio, sino a todos los aportantes de mayores ingresos. Y cuanto más alto es su salario, mayor es la devolución.

Los trabajadores de mayores salarios dejaron de aportar al FONASA para financiar la cobertura de salud de los otros trabajadores, aquellos con salarios menores. Ya que lo que aportaban de más, les era devuelto al año siguiente. Sin embargo, públicamente el gobierno se anotó un triunfo, ya que logró la eliminación de las Cajas de Auxilio. Pero la victoria fue, desde el punto de vista distributivo, una victoria pírrica.

Algunos jerarcas del gobierno justificaron la media señalando que la idea era que la contribución al FONASA se pareciera a un precio, que no era el rol del FONASA ser un instrumento redistributivo, que para eso estaba el impuesto a la renta, que en todo caso se podía subir el IRPF de los más ricos para compensar el efecto regresivo de la medida.

Pero el aumento del IRPF a los ricos nunca llegó. Al descartar la eliminación de la devolución del FONASA, aparentemente porque la medida no servía para recaudar más este año y el que viene, el gobierno se perdió la oportunidad de enmendar uno de sus grandes errores del presente período.

Entradas populares de este blog

El Voto legalmente Obligatorio: Argumentos en favor y en contra

Por Julia Maskivker En una era en la cual las divisiones políticas e ideológicas parecen tragarse todo lo que encuentran en su camino, no es sorprendente que la discusión acerca del voto legalmente obligatorio haya alcanzado ciertos niveles de controversia en la esfera pública. ¿Es el voto obligatorio un instrumento legitimo de las democracias que aspiran a ser  saludables o puede este verse como una interferencia indebida a la libertad del ciudadano? En este corto ensayo voy a analizar los dos lados del debate; pero antes de empezar se hace necesaria una clarificación que no es muy neutral. En mi libro, The Duty to Vote, argumento que existe una obligación moral de votar cuando ciertas condiciones de justicia procedimental y política existen en el sistema electoral en cuestión. La idea principal del  libro es que votar con juicio e información relevante es contribuir a modificar las estructuras sociales y político-económicas que no son aceptablemente justas o funcionales en nuestras

¿Quién gana la elección de 2024 dando malas noticias?

Señal W1-5 «Camino sinuoso próximo» Pese a los avances en las últimas décadas, Uruguay tiene en su camino al desarrollo un conjunto desafíos fundamentales que comprometen su futuro. Muchos de estos desafíos requieren más gasto público para poder financiar las políticas públicas que permitan afrontarlos. El espacio para una mayor eficiencia del gasto público o una mayor recaudación no es nulo, pero es menor comparado a los recursos que se generan en base a un mayor crecimiento. En la ejecución de reformas pro-productividad que hagan posible el crecimiento del producto y, por lo tanto, brinden los recursos necesarios para las políticas públicas, se definirá si tenemos éxito en el camino al desarrollo. Durante esta campaña electoral debemos demandar al sistema político que sea capaz de reconocer estos importantes desafíos y ofrecer un plan de reformas para conseguir estos recursos. En este artículo planteo algunos ejemplos de estos desafíos, las líneas centrales de las políticas de produ

Cómo eliminar la pobreza infantil con 0,4% del PBI y por qué con eso persistirán los problemas

Matias Brum El Jueves 30 de Marzo el Instituto Nacional de Estadística publicó los microdatos de la Encuesta Contínua de Hogares, tras publicar unos días antes los datos más recientes de pobreza, indigencia y distribución del ingreso. Largamente comentados, los datos mostraron una reducción en la pobreza global en 2022 en relación a 2021, y una alarmante pobreza infantil (de 0 a 6 años) en torno al 17%. En esta nota a primera vista comento tres formas de acabar con la pobreza infantil y explico por qué dos de ellas no son del todo útiles. De fondo, trato de poner sobre la mesa asuntos de fondo que se pierden en la discusión semestral del dato puntual. Como punto de partida, vale recordar que la pobreza se mide a nivel de hogares: el INE entrevista a todas las personas dentro de un hogar, suma todos los ingresos, y si el monto total está por debajo de una línea de pobreza, el hogar entero (y sus integrantes) es considerado pobre. La línea de pobreza varía según la cantidad de integra