La tibia Arcadia progresista

El estado de inquietud, de excitación, de agitación nerviosa de la opinión pública conservadora en Uruguay puede constatarse sin dificultad, desde hace mucho tiempo, en ese micromundo extraño que son las redes sociales de Internet. Desde sus perfiles de Facebook y Twitter los políticos, militantes y simpatizantes de los partidos tradicionales uruguayos anuncian un día sí y otro también catástrofes hiperbólicas: violencia criminal desbocada, colapso de las instituciones públicas, caos social y creciente autoritarismo político. En fin, un panorama que no podría ser más aterrador. Una mezcla del totalitarismo de Mil Novecientos Ochenta y Cuatro de George Orwell y el caos posapocalíptico de Mad Max.

En esta línea, el expresidente Jorge Batlle, en una columna de opinión publicada esta semana en su Facebook, acusó al Frente Amplio de estar socavando la democracia desde las propias instituciones del Estado. Sostuvo que la izquierda busca suprimir la libertad individual, la libertad de los medios de comunicación y la independencia del Poder Judicial. Dijo, en suma, que el partido de gobierno busca instalar un sistema dictatorial. También las páginas editoriales de los periódicos conservadores aportan lo suyo. La semana pasada, por ejemplo, el profesor Pablo da Silveira se preguntaba desde su columna habitual de los martes en el diario El País qué actitud adoptará el Frente Amplio cuando algún día le toque dejar el gobierno. Esta semana escribió que la izquierda uruguaya desprecia las instituciones democráticas y que sólo les asigna un limitado valor instrumental en la medida en que sirvan y respondan a determinados intereses de clase.


Ahora bien, así como circula en medios conservadores esta visión apocalíptica, circula también en medios liberal-igualitarios o progresistas una visión edulcorada: Uruguay como una gran fuente de emanación de ideas transformadoras e innovaciones sociales. Esta literatura celebratoria sigue muchas veces las líneas del viejo mito de la excepcionalidad uruguaya, la tibia Arcadia del Sur, la sociedad hiperintegrada, el país de cercanías. Veamos un ejemplo reciente, sólo como botón de muestra: un artículo de la socióloga argentina Alicia Lissidini y el ingeniero agrónomo uruguayo Eduardo Blasina publicado la semana pasada en el blog Con Distintos Acentos, dedicado a la reflexión sobre América Latina.

Lissidini y Blasina dicen: “En la segunda década del siglo XXI, Uruguay parece generar un segundo polo de transformaciones a través de la aprobación de las tres grandes libertades que ha venido planteado la agenda de derechos en los últimos 50 años: legalización del aborto, final de las discriminaciones a las minorías sexuales terminando con las diferencias entre casamientos entre personas del mismo o de diferente sexo y legalización de la marihuana. Las mujeres ganan el derecho a elegir plenamente cuántos hijos tener, las personas pueden disfrutar de una vida afectiva y sexual sin sufrir ninguna limitación de acuerdo a las opciones que elijan y pueden finalmente elegir con que plantas relacionarse”.

Y se preguntan: “¿Por qué Uruguay asume un papel de vanguardia en este proceso de cambio de paradigma?”. A lo que responden: “José Batlle y Ordóñez, el presidente que sentó las bases culturales del Uruguay del siglo XX, supo muy tempranamente que Uruguay sólo podría distinguirse en el mundo ‘por lo racional y avanzado de sus leyes, por su amplio espíritu de justicia… y por la intensidad y brillo de nuestra cultura…’. Y actuó en consecuencia. [...] Uruguay se destacó entonces, ya en desde el siglo XIX, por la adopción de una serie de derechos sociales, políticos y laborales. El batllismo impulsó por un lado una política de incremento de derechos legitimando demandas de los sindicatos y de las feministas. Por otro encaró una serie de cambios destinados a evitar sufrimientos: prohibición de corridas de toros y riñas de gallos así como de otras formas de sufrimiento infligido a animales. Conjugó sensibilidad e innovación social. Liberalismo, republicanismo y centralidad estatal se dieron cita en un discurso democrático de reforma social que permitió al Uruguay ubicarse como la ‘Suiza de América’. [...] El presidente José Mujica, quien asumió en el 2010, volvió a poner a Uruguay en el mapa del mundo, a través de un nuevo salto en las políticas de derechos al que sumó la crítica al materialismo entendido como mero consumismo. [...] Mujica apeló, sin proponérselo, a los valores posmateriales. Siguiendo a Christian Welzel y Ronald Inglehart [...] la nueva tríada sería: recursos de acción, valores de autoexpresión e instituciones democráticas. Las instituciones democráticas otorgan los derechos políticos y civiles que permiten a los individuos moldear su vida pública y privada de manera independiente; los recursos, en especial la educación, promueven el pensamiento propio; y la orientación participativa hacia la sociedad y la política, desarrolla la tolerancia y la igualdad”.

El problema con el mito de la tibia Arcadia del Sur (tanto en su versión original como su remozada versión progresista) no es tanto que sea falso, sino más bien que es peligroso. Funciona como un analgésico o un sedante: no permite advertir las señales de peligro que llegan a nosotros todo el tiempo.

Lissidini y Blasina no dicen nada que sea falso. Ni siquiera ocultan el hecho de Uruguay tiene graves problemas. Pero el acento en su discurso está puesto en la parte celebratoria del relato. En la parte épica del asunto. Hay quienes piensan que eso es bueno y necesario. Facundo Ponce de León, por ejemplo, en una columna en Montevideo Portal hace dos semanas decía que Uruguay necesitaba una nueva épica para salir adelante. En ese punto coincidía con el sociólogo Gustavo Leal, quien viene diciendo desde hace años que los uruguayos necesitamos reafirmar la épica de “un país de primera”.

En esta tibia Arcadia progresista, en este “país de primera”, murió hace diez días una niña de 16 años. Era una de las chiquilinas del infame caso de la Casita del Parque, en Paysandú. Murió electrocutada en su casa del barrio Las Brisas al abrir la heladera. El mismo Uruguay progresista en que vivió la mitad de su vida y que no pudo evitar que se prostituyera siendo todavía una niña no pudo evitar tampoco que muriera electrocutada al abrir la heladera con los pies descalzos. Esa niña, supuestamente, estaba en la mira de varias de las agencias de protección social del Estado, porque su caso había trascendido al ámbito nacional y judicial, algo que no le ocurre a la mayoría de las niñas y mujeres en su situación. Eso no le sirvió para que el cable de su heladera tuviera una conexión a tierra. Nadie espera que los males sociales se acaben de pronto. Pero a veces parece que nos hemos olvidado de que están allí. Y ya van casi 9 años de gobiernos del Frente Amplio.

No, las cosas no están nada bien. De hecho están bastante mal. No se trata de denunciar las catástrofes hiperbólicas que denuncian la oposición política y la opinión pública conservadora. No se trata de montar un espectáculo con ridículos presagios apocalípticos. Se trata de constatar mínimamente lo que está pasando. Las señales de alerta llegan todo el tiempo y desde todas partes. Lo que se necesita no es erigir una nueva épica. Lo que urge es tomarse en serio esas señales.



La abuelización de la pobreza

Por Fernando Esponda Recuerdo la primera vez que una amiga me comentó, hace unos cinco o seis años, que estaba empezando a caer la natali...