La política atrás del tipo de cambio