Ir al contenido principal

¿Quién mató al Comendador? ¡Los Jóvenes, Señor!

El pasado jueves 28 de julio el Diario El País titulaba una de sus notas: “Guarteche: la mayoría de jóvenes quiere ser "narco"”. La nota hacía referencia a una declaración hecha el día 25 de julio ante la Comisión de Constitución y Legislación del Senado por el Jefe de Policía. La noticia (naturalmente) levantó polvo y durante ese día varios medios dedicaron horas al tema. Los problemas de delincuencia juvenil e inseguridad son muy preocupantes y deben ser una prioridad para el gobierno y el sistema político, pero hay que ser muy cuidadoso al momento de tratar el tema, informarlo o proponer soluciones.

La afirmación me pareció extremadamente extraña por una sola razón: si la mayoría de los jóvenes quiere ser narco, esto significa lisa y llanamente que “estamos rodeados”. Es decir, todos tenemos un narco en la cuadra y tal vez hasta dos o tres. Cada operativo de “disuasión” de la policía debiera ser un éxito rotundo, llenando camionetas de “narcos” y droga confiscadas. Hasta aquí meramente sentido común.

Una sana costumbre en estos casos es ir a la fuente, y la página web del Parlamento provee esta oportunidad. Efectivamente la versión taquigráfica de la sesión de la citada comisión del día 25 de julio de 2011 incluye el diálogo referido. La frase exacta del Insp. Guarteche es: “Hace poco se hizo una encuesta en la que se preguntaba a los menores qué querían ser cuando llegaran a adultos. La respuesta que más se repitió fue que querían ser narcotraficantes. Eso es muy preocupante, ya que es al narcotraficante a quien ven como modelo”. A continuación el Senador Pasquet pregunta de dónde vienen los datos y el subsecretario Vásquez da una respuesta vaga que deja al auditorio satisfecho o al menos indiferente.

El dato que maneja la policía y la Comisión no cuestiona es erróneo. Salga el lector de su casa o trabajo en este momento con lápiz y papel y pregunte a los primeros 10 jóvenes la pregunta en cuestión. Le aseguro que casi nadie le dará la respuesta “narco”. La encuesta que maneja el Ministerio está muy mal hecha o refiere a una población muy específica, en cuyo caso quienes la tienen en su poder debieron haberlo dicho inmediatamente (y los operativos de “disuasión” de la policía visitar el lugar inmediatamente).

Pero asumamos que efectivamente la respuesta que más se repitió fue la de “narcotraficante”. Esto es muy diferente a la mayoría. La respuesta que más se repitió equivale a la mayoría únicamente si el total de respuestas a las otras opciones suma un número menor a la opción “narco”. Por ejemplo, si tengo 80 jóvenes, 10 contestan que quieren ser “narcos”, pero los otros 70 se distribuyen en otras 8 opciones, a casi 9 respuestas por opción, entonces la opción “narco” es la que más se repite. ¡Pero de ninguna manera es la mayoría, sino apenas el 12,5%! Si este fuera el caso, la afirmación de Guarteche: “eso es muy preocupante, ya que es al narcotraficante a quien ven como modelo” es una interpretación desacertada de los datos.

La Encuesta Nacional de la Juventud (ENAJ) realizada en 2008 pregunta específicamente: “En relación a estudios y trabajo, ¿en cuál de las siguientes situaciones crees que estarás en el 2013, es decir dentro de 5 años?” El 89% de los jóvenes responde que o bien trabajando y estudiando, o bien trabajando con estudios terminados, o bien trabajando con estudios sin terminar. Menos del 1% se ve en el COMCAR. ¿Cuántos de estos jóvenes cree el lector que tiene el deseo ardiente de ser “narco”?

El periodista, quien no firma la nota, mal interpreta la información. Otros medios levantan la mala interpretación y siguen machacando. Además del efecto intranquilizador generado en una ya muy preocupada opinión pública, el manejo de la información es grave. El periodista y/o el medio de prensa en cuestión debieran ir a buscar la información y rectificarla. Eventualmente retractarse. Lejos de eso, la editorial del mismo medio de prensa del día 1 de agosto sigue analizando el tema desde la noción errónea antes divulgada.

En definitiva, es preocupante la liviandad con la que estamos analizando los problemas del país. Más aun, es imposible resolverlos si partimos de premisas equivocadas. ¿Qué les podemos decir a los jóvenes? Este es un país con desempleo juvenil escandaloso, que da mínimas oportunidades a los jóvenes; y ahora dado el tema de la inseguridad se los puede enchastrar al viento.
Yo le diría: “Emigre mijo, emigre”.

Página web del parlamento: Versión taquigráfica de la sesión del día 25 de julio de 2011
El País Digital, 28 de Julio de 2011, sección Nacionales.
El Pais Digital, 1 de Agosto de 2011, editorial
Encuesta Nacional de la Juventud 2008

Entradas populares de este blog

El Voto legalmente Obligatorio: Argumentos en favor y en contra

Por Julia Maskivker En una era en la cual las divisiones políticas e ideológicas parecen tragarse todo lo que encuentran en su camino, no es sorprendente que la discusión acerca del voto legalmente obligatorio haya alcanzado ciertos niveles de controversia en la esfera pública. ¿Es el voto obligatorio un instrumento legitimo de las democracias que aspiran a ser  saludables o puede este verse como una interferencia indebida a la libertad del ciudadano? En este corto ensayo voy a analizar los dos lados del debate; pero antes de empezar se hace necesaria una clarificación que no es muy neutral. En mi libro, The Duty to Vote, argumento que existe una obligación moral de votar cuando ciertas condiciones de justicia procedimental y política existen en el sistema electoral en cuestión. La idea principal del  libro es que votar con juicio e información relevante es contribuir a modificar las estructuras sociales y político-económicas que no son aceptablemente justas o funcionales en nuestras

¿Quién gana la elección de 2024 dando malas noticias?

Señal W1-5 «Camino sinuoso próximo» Pese a los avances en las últimas décadas, Uruguay tiene en su camino al desarrollo un conjunto desafíos fundamentales que comprometen su futuro. Muchos de estos desafíos requieren más gasto público para poder financiar las políticas públicas que permitan afrontarlos. El espacio para una mayor eficiencia del gasto público o una mayor recaudación no es nulo, pero es menor comparado a los recursos que se generan en base a un mayor crecimiento. En la ejecución de reformas pro-productividad que hagan posible el crecimiento del producto y, por lo tanto, brinden los recursos necesarios para las políticas públicas, se definirá si tenemos éxito en el camino al desarrollo. Durante esta campaña electoral debemos demandar al sistema político que sea capaz de reconocer estos importantes desafíos y ofrecer un plan de reformas para conseguir estos recursos. En este artículo planteo algunos ejemplos de estos desafíos, las líneas centrales de las políticas de produ

Cómo eliminar la pobreza infantil con 0,4% del PBI y por qué con eso persistirán los problemas

Matias Brum El Jueves 30 de Marzo el Instituto Nacional de Estadística publicó los microdatos de la Encuesta Contínua de Hogares, tras publicar unos días antes los datos más recientes de pobreza, indigencia y distribución del ingreso. Largamente comentados, los datos mostraron una reducción en la pobreza global en 2022 en relación a 2021, y una alarmante pobreza infantil (de 0 a 6 años) en torno al 17%. En esta nota a primera vista comento tres formas de acabar con la pobreza infantil y explico por qué dos de ellas no son del todo útiles. De fondo, trato de poner sobre la mesa asuntos de fondo que se pierden en la discusión semestral del dato puntual. Como punto de partida, vale recordar que la pobreza se mide a nivel de hogares: el INE entrevista a todas las personas dentro de un hogar, suma todos los ingresos, y si el monto total está por debajo de una línea de pobreza, el hogar entero (y sus integrantes) es considerado pobre. La línea de pobreza varía según la cantidad de integra