jueves, 25 de enero de 2018

El conflicto del agro según Twitter: cautela política y polarización en las redes

Figura 1
El 23 de enero pasado tuvo lugar la asamblea de productores no agremiados del Uruguay en la ciudad de Durazno. A la misma, de amplia convocatoria, se sumaron empresarios y gremiales empresariales. Ésta asamblea ocurre en medio de un conflicto entre el gobierno –que entra en su cuarto año de mandato– y los principales gremios empresariales. 

El conflicto ha suscitado una amplia cobertura en los medios –en pleno mes de enero– así como en las redes sociales. El objetivo de ésta nota es analizar el mismo desde las redes sociales, específicamente Twitter. La motivación de este análisis surge de la magnitud que el tema ha cobrado en esta red. En particular, en la semana entre el 17 y 24 de enero, el tema generó en el entorno de 9500 interacciones en Twitter, lo que para el pequeño Uruguay es un número particularmente importante.

El análisis de la interacción sobre el conflicto en Twitter, dadas las dimensiones de la misma, deja tres conclusiones importantes, que serán analizadas a continuación: a) el tema polarizó a la opinión pública como pocos otros temas en el último tiempo; b) la mayoría de los principales líderes políticos se abstuvieron –desde todos los partidos– de participar de las discusiones en Twitter; c) cada macro-comunidad utiliza canales diferentes para expresar sus puntos de vista.

Los contextos de largo y corto plazo en los que ocurre el conflicto son los siguientes. En el largo plazo, el sector productivo uruguayo ha gozado por un lado de una década de extraordinario crecimiento a partir del llamado “boom de las commodities”, asociado a un proceso acelerado de incorporación de tecnología, mayormente liderado por la llegada de Inversión Extranjera Directa, desde Argentina y otras partes del mundo. Por otro lado, el gobierno del Frente Amplio llevó a cabo desde 2005 un conjunto de reformas fundamentales que también generaron un efecto en el costo de la producción. Entre ellas destacan la reforma impositiva y la formalización del trabajo rural.

En el corto plazo, en un contexto de moderación de los precios internacionales de los principales rubros de exportación del Uruguay, el país sufrió un pico inflacionario entre 2015 y 2016 –llegando a 11% en abril de 2016– que fue subsecuentemente controlado en 2017, y produjo un deterioro pronunciado del balance fiscal, que rondó el 4% del PIB hacia fines de 2016 (actualmente ronda el 3.3% del PIB).[1] En 2017, Uruguay tuvo un crecimiento por encima de lo previsto, del 3.6% del PIB.

Para la realización del análisis se extrajeron los Tweets referidos al conflicto en la semana comprendida entre el 17 y 24 de enero.[2] A partir de esto, se procesaron los datos de modo de conocer quiénes son los principales formadores de opinión; es decir aquellos “twiteros” que originan conversaciones sobre el conflicto del agro y son “retwiteados” más veces. Éste conflicto reporta una actividad importante en la plataforma, con 9528 entradas obtenidas una vez que se limpiaron los datos.      

a) El conflicto que divide a la comunidad Twittera
El primer factor estructurador de la red es la existencia de dos macro-comunidades razonablemente definidas (figura 1), una de ellas compuesta por los medios de comunicación y analistas tradicionalmente identificados con la oposición o al menos con un discurso más crítico con el gobierno; y otra macro-comunidad, compuesta por medios de comunicación y analistas identificados con el gobierno. Los vasos comunicantes entre ambas macro-comunidades son escasos.

En el archivo PDF adjunto (figura 2) se incorporan los identificadores a la red para aquellos nodos que tengan al menos 50 interacciones, lo que no se hace en la figura 1 para mejor visualización. No obstante distintas especificaciones de búsqueda producen cambios menores en autoridades de la red, el diseño es robusto a cambios en la estructura de ella misma, el rol de los principales lideres politicos y la forma de participación en la red.   

b) La cautela política
El segundo factor estructurador de la red es la participación cautelosa de los principales líderes políticos –en particular aquellos que hacen un uso habitual de la red– en la discusión. los principales líderes políticos no participan directamente en la misma a través de Twitter. Esto puede ser interpretado como una señal de cautela de las principales figuras del sistema político sobre el conflicto en general y la asamblea del 23 de enero en particular.  

c) Misma densidad, diferentes canales
En tercer lugar, es interesante observar como la cobertura en Twitter del conflicto es sumamente dispar entre ambas comunidades. En primer lugar, existe una disparidad marcada en términos de participación en la red de medios de comunicación dado que casi ninguno logra conectarse con ambas comunidades con similares grados de conexión. Mientras medios de prensa escrita y canales de televisión son nodos centrales en la comunicación opositora, los portales de noticias aparecen con vinculaciones marginales en la comunidad oficialista. Asimismo, las expresiones desde analistas y figuras partidarias de segundo orden o cercanas a los partidos son también sumamente dispares. Esto posiblemente obedezca en parte al propio hecho de la cobertura del evento del 23 de enero por parte de quienes pertenecen a las redes opositoras al gobierno, lo que aumenta el tráfico. Finalmente, la comunidad cercana al gobierno tiene una interacción densa con cuentas con seudónimo identificadas con la izquierda, mediante las cuales se hizo una crítica intensa al agro, lo que permitió el uso del sarcasmo y la ironía en mayor medida. La Figura 3 ilustra, a través de una nube de palabras, los principales términos que se manejaron en la red social respecto de éste conflicto. La nube se forma a partir de alrededor de 133,000 palabras, presentando solamente aquellas que se repiten al menos 75 veces. Se quitaron los Hashtags #Agropalooza, #YoEstoyConElCampo y #UnSoloUruguay para privilegiar el análisis de los términos utilizados en los tweets. 
Figura 3

A modo de cierre, el Uruguay enfrenta el desafío de la consolidación del modelo de desarrollo que ha construido en estas décadas. El presente conflicto abre al menos dos clivajes importantes, que han estado presentes a lo largo de los siglos XX y XXI: estado-mercado y urbano-rural. Mientras que la intensidad con que se formen los mismos es aún incierta, una mirada a nuestra propia historia sugiere que la resolución de este tipo de conflictos en el pasado no ha sido sencilla, incluso muchas veces traumática tanto para las instituciones como para los uruguayos. En este sentido, apostar por el diálogo, tanto en la arena política tradicional como en la nueva arena política virtual, parece ser el camino más sensato. [3]




[1] Para mayor contexto político y económico del Uruguay en los últimos años, recomiendo Pérez y Piñeiro (2016) y Bogliaccini y Queriolo (2017).
[2] La búsqueda se hizo bajo distintos patrones. Para el análisis se optó por el patrón de búsqueda más completo: " productores+asamblea OR conflicto+campo OR agro+durazno OR campo+durazno OR asamblea+durazno OR reclamos+agro OR reclamos+campo OR agropalooza"
[3] El autor agradece a Rafael Piñeiro y a diversos usuarios de Twitter por sus comentarios y sugerencias a versiones previas de la nota. 

jueves, 21 de diciembre de 2017

Bienvenido a la Electrodomesticometría


Por Fernando Esponda

¿Cuánto gasta cada electrodoméstico?
 
Comencemos por el principio, seamos honestos y no lo hagamos perder tiempo. Si usted es del tipo de persona que en invierno prende el aire acondicionado a 33 grados y cuando la habitación se calienta mucho abre la ventana, tiene en su casa lamparitas comunes y su freezer tiene tanto hielo que la puerta queda abierta perdiendo frío pero eso no le importa (efectivamente conozco a una persona que le pasa esto), entonces detenga la lectura, ya que este artículo no le interesará en lo más mínimo. Si, por el contrario, usted es del tipo de persona que tiene un timer en el calefón, pone lamparitas de bajo consumo por toda la casa y apaga el módem antes de salir porque le molesta lo que puedan llegar a gastar esas lucecitas led prendidas todo el tiempo (efectivamente conozco a alguien que hace esto), entonces le recomendamos continuar la lectura, que sin dudas le resultará interesante.

El presente artículo se enmarca dentro de la ciencia de la Electrodomesticometría, cuyo objeto de análisis es el gasto de los electrodomésticos del hogar. Esta disciplina busca conocer cuánto gasta cada aparato en pesos, obviamente, no en kilovatios hora, que es una medida energética que a nadie le importa salvo que sea físico o ingeniero. En línea con el espíritu festivo y amplio que nos envuelve en este fin de año, este informe se encargará de los grandes electrodomésticos, pero también de los más pequeños. Porque, como dijo Confucio, “tan importante como tener información para limitarse en el uso de los electrodomésticos de alto consumo, es tener información para gastar con tranquilidad los electrodomésticos de bajo consumo.”

(Aclaración previa y final: las siguientes líneas no son, ni de cerca, un estudio sesudo y científico sobre el tema. Son nada más ni nada menos que un conjunto de observaciones y cálculos caseros de un simple mortal, ajeno a los intrincados recovecos de las leyes de Maxwell, pero apasionado por el conocimiento sobre el gasto eléctrico de sus aparatos. Para mayor detalle metodológico, ver ficha técnica.)

La cocina

 
Si hay un lugar donde los electrodomésticos reinan, este lugar es la cocina, así que empecemos por aquí. De todos los electrodomésticos de la cocina, la heladera debe ser el que más gasta. Mantener sus productos refrigerados durante un mes le costará $205 en una heladera clase A; si usted tiene una heladera vieja que heredó de sus suegros, gastará $350 por mes.

El resto de los electrodomésticos son menos gastadores: la vaporera le permitirá cocinar un zapallo al vapor durante 45 minutos por $3; la jarra eléctrica le proporcionará un litro de agua hirviendo por $1 (un valor despreciable al lado de los $10 que le cuesta la cebadura de yerba, ese oro verde); la panificadora le proporcionará el placer de levantarse de mañana con olor a pan recién hecho por la módica suma de $3 de electricidad (si le suma el costo de la harina y el resto de los ingredientes anda por los $15, un monto irrisorio al lado de los $44 del pan flauta del supermercado); cocinar un pollo durante una hora en un horno eléctrico le sumará $7 a su factura de UTE; mantener congelados sus alimentos en un freezer vertical durante un mes le costará $67.

Si por la mañana quiere desayunar, no se haga problema: ponga tranquilamente dos rebanadas de pan en la tostadora, que en cinco minutos se convertirán en ricas tostadas por tan sólo 40 centésimos. Entretanto, el microondas le calentará en dos minutos su café con leche, gastando 16 centésimos. (Información adicional sólo para nerds: el panel led que indica la hora y siempre está prendido representa un gasto de $9 por mes; si su microondas tiene el irritante defecto de mantener la luz interna prendida en tanto la puerta queda abierta -al mío le pasa-, y olvida cerrar la puerta durante toda la noche, entonces habrá dilapidado $2).

¿Todavía lava los platos a mano? Pffff… qué anticuado. Por tan sólo $7 de electricidad un lavavajillas de 14 cubiertos le ahorrará una hora fregando platos y ollas. Si quiere algo más pequeño, el lavavajillas de 6 cubiertos hará ese trabajo, en su programa normal, por tan sólo $5.

El baño

 
El baño, ese lugar húmedo donde habita el terror de la factura de UTE: el calefón. Según la Dirección Nacional de Energía, el 37% de la energía eléctrica se dedica a calentar agua. Existen estudios pormenorizados sobre este elemento, que dependen de cuántas veces se vacía el mismo, qué temperatura hay en el exterior, a qué temperatura quiere uno el agua caliente, etc. (para profundizar en este tema, es muy recomendable la página www.google.com). Según el cartelito del lugar donde los venden, un calefón con una extracción completa diaria de agua caliente consume $412. Según los cálculos que ha podido realizar un servidor, un mes de calefón cuesta, en el caso de un hogar con dos adultos y un bebé que se bañan (casi) todos los días, $654.

El lavarropas es un electrodoméstico fantástico y sorprendente; es imposible pensar la vida moderna sin un aliado tan fantástico. Aquí la clave radica en si se usa agua caliente o agua fría. Si usa agua bien caliente (90 o 70 grados), puede llegar a gastar unos $10 por lavado. Con agua no tan caliente (40 grados), entre $2 y $3. Si usa agua fría, el programa normal gasta $1, mientras que el programa rápido de 10 minutos gasta 25 centésimos. Antes de conocer estos datos, en mi casa era pecado prender el lavarropas sin que estuviera lleno; ahora, luego de conocer la verdad, si el pronóstico es que mañana va a arrancar a llover por tres días, se lava lo que haya, así sean un par de calzoncillos y unas medias, con una sonrisa pintada en la cara por la satisfacción de saber que esa operación provocará un aumento de apenas $1 en la factura de UTE.

Los médicos aconsejan, después de la ducha, no salir del baño con el pelo mojado en invierno. ¿Para qué correr el riesgo de engriparse, si por 20 centésimos el secador de pelo le dejará el pelo seco en tan sólo un minuto?

Los cuartos

 
Aire acondicionado, otro tema fundamental. Según un relevamiento realizado por SEG Ingeniería, el aire acondicionado es la opción más barata para calefaccionarse en invierno. Para tener una idea del gasto, aquí van algunas mediciones caseras de un aire acondicionado Inverter de 9000 BTU, para calefaccionar un cuarto de 20 metros cuadrados: noche del 23 de abril, a 20 grados: $14; noche del 15 de junio, a 18 grados: $24; 14 noches seguidas en el mes de julio, a 18 grados: $396.

Del otro lado de la escala de eficiencia energética se encuentra la pequeña y práctica estufa halógena. Y sí, uno está en el supermercado, la ve, sabe que se viene el frío y bueno, la compra, por $700 es una verdadera ganga, cómo decir que no. El problema es que luego uno llega a casa, la prende una horita nomás y, sin saberlo, habrá incrementado en $9 la factura de UTE. Así que, ¡cuidado!

¿Y en verano? Hasta el momento no hemos obtenido registros para el aire acondicionado. Pero sí para el ventilador. Si usted es de los que se duerme con el ventilador prendido y lo deja toda la noche, tenga cuidado porque se puede enfermar, pero no se preocupe tanto por el costo, porque será de tan sólo $2.

Si está leyendo este artículo con la luz de la portátil prendida, debería saber que una hora de lectura le costará 43 centésimos con una lamparita incandescente de 60 Watts, y 6 centésimos con una lamparita de bajo consumo de 8 Watts.

El living

 
¿Le gusta el fútbol? Dos horas de televisión para ver el partido del Barcelona contra el Real Madrid le costarán 50 centésimos. Llamativamente, ver el partido del Tanque Sisley contra Sudamérica cuesta exactamente lo mismo. Si el partido es malo, suba el volumen del minicomponente nomás, que a veces es mucho mejor escuchar al relator de la radio y fantasear con los jugadores haciendo piruetas, y además le costará sólo 13 centésimos.

Qué linda la navidad, qué lindas las luces del arbolito. Dejarlo prendido durante doce horas iluminará su hogar con alegres colores, al módico costo total de 30 centésimos.

Hasta aquí las medidas que teníamos para compartir. Esperamos que le permitan tomar mejores decisiones de consumo eléctrico, o que siga tomando las mismas pero con mayor información y paz espiritual. Y por favor, no se haga mala sangre con la factura de UTE ni la suba de tarifas; recuerde, como dice ese famoso proverbio escocés, que la sonrisa cuesta menos que la electricidad, y da más luz.




Ficha técnica

Los datos recabados son de medidas eléctricas tomadas en una casa habitada por dos adultos y un bebé de menos de un año. El precio que se utiliza para hacer los cálculos es el de la tarifa residencial simple en el segundo escalón (entre 101 y 600 kWh mensuales): $5,931 $/kWh más IVA. O sea, básicamente se multiplica el consumo eléctrico del electrodoméstico por $7,2.


Vale aclarar que la suma de todos los gastos de los electrodomésticos no será igual a la factura, porque ésta incluye cargo fijo y el primer escalón de la tarifa tiene un precio menor. Adicionalmente, si usted tiene otra tarifa o está colgado, los cálculos podrían no ser precisos para su caso específico.


Se agradece especialmente a los ingenieros Ruiz y Azarola y al economista Gerschuni por algunas medidas de electrodomésticos que el autor del artículo aún no posee.