jueves, 9 de noviembre de 2017

De banquetes e invitados: Algunas reflexiones sobre el divorcio entre academia y públicos lectores

Por Aldo Marchesi y Vania Markarian


"Democratic oranges" por Marcelo Druck (CC BY-NC-ND 2.0)
En nuestro país, la feria del libro, organizada todos los años por los empresarios del rubro, es desde hace cuatro décadas un lugar de encuentro de la cultura. Todos sabemos que el término admite muchos significados, pero a los efectos de estas reflexiones digamos que la cultura incluye a todas las expresiones del conocimiento y la creación que se pueden materializar en libros (y en otros soportes y formatos, claro; esto es sólo para avanzar con nuestra idea). Desde esa definición, la feria ha sido, entonces, espacio de encuentro del público lector con el periodismo, la literatura, la ilustración y las diversas ramas de la academia. Sin embargo, una rápida revisión del programa de la última edición nos muestra un vacio que nos parece sorprendente. En los catorce días de actividades hubo una ausencia notoria de académicos vinculados al mundo de las ciencias sociales, las humanidades y las ciencias en general. Para resumirlo: en 209 actividades, cada una de las cuales contaba con tres o cuatro expositores (autores, comentaristas, presentadores, etc.), encontramos no más de quince integrantes del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), uno de los principales mecanismos con que cuenta el país para promover el desarrollo de la investigación científica y una de las formas más claras de visualizar cuántas personas se dedican a esa actividad en nuestro medio. Quince en 700, por decir algo...

El listado del SNI nos muestra que ese notorio vacío no se debe a que no existan especialistas en las más diversas ramas de la ciencia (aunque somos pocos, menos de los necesarios, menos de los que tienen otras sociedades, también es verdad). En la última década se han impulsado varias iniciativas tendientes a promover la investigación (aunque, también es cierto, el país carece todavía de una política científica clara y sigue dedicando pocos fondos a su fomento). El SNI, en particular, promueve, según dice su página, “mediante la evaluación periódica, la categorización y el incentivo económico de los investigadores, la producción de conocimiento, transversal a todas las áreas, y el fortalecimiento y la expansión de la comunidad científica nacional”. En efecto, Uruguay cuenta hoy, a diez años de su creación, con más de 1500 investigadores activos categorizados en el Sistema, de los cuales 139 pertenecen a las humanidades y 319 a las ciencias sociales.

¿Cómo se explica esta paradoja de que en un momento de incentivos a la investigación y políticas de reconocimiento a los investigadores éstos tengan un lugar tan limitado en un evento, como la feria, que procura la divulgación del conocimiento?

Podemos ensayar dos explicaciones. Una apunta a los que organizan la fiesta y la otra a los invitados al banquete.

Por un lado, en la industria de los libros, los libreros, los dueños de las editoriales, parecen convencidos de que lo académico no vende. Esa afirmación cancela posibles conversaciones acerca de la importancia de divulgar diversos trabajos que se producen en la academia y que tienen interés público. De hecho, si uno atiende a los informativos y a las notas de prensa constantemente encuentra menciones a investigaciones desarrolladas por miembros del SNI que sirven para fundamentar tal o cual punto de una noticia o para explicar las implicancias de muchos temas de debate público. Pero eso no parece tener una correlación en los libros que se producen en Uruguay. Es cierto que las dimensiones pequeñas limitan la posibilidad de desarrollar un mercado académico de libros como ocurre en otros países. Asimismo, una tendencia editorial hacia el éxito de ventas en el corto plazo con libros sensacionalistas también parece erosionar la posibilidad de un encuentro entre lo académico y un público lector más general. Sin embargo, en Uruguay existe una larga genealogía de intelectuales públicos que habilitaría una mayor presencia de los académicos en la produccion editorial. Obviamente que sus libros no se venderían como los de Harry Potter pero es claro que hay lectores interesados en las temáticas nacionales sobre las que estos académicos tienen algo que decir. En menos palabras: si nos invitan al banquete, nuestra conversación podría ser amena.

Del otro lado, es innegable que el avance de la especialización y el desarrollo autónomo del trabajo académico han disminuido los incentivos para que estos investigadores dediquen tiempo y energía a una contribución pública de ese tipo. La implantación de sistemas de evaluación cada vez más complejos, con instrumentos relativamente sofisticados que tratan de comparar a través de disciplinas y áreas temáticas, es un componente esencial de esta situación. La evaluación entre pares para la publicación en revistas y, en general, para el desarrollo de la carrera académica es un mecanismo excelente que tiende a asegurar la calidad de nuestra producción. Sin embargo, la existencia de varios sistemas diferentes y con requisitos cada vez más precisamente definidos presenta problemas. Por un lado, está la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), tanto a través del SNI como de diversos fondos concursables. Por otro, la Universidad de la República, donde trabaja la gran mayoría de los miembros del Sistema, con las evaluaciones de renovación docente, las del Régimen de Dedicación Total, las de los llamados de la Comisión Sectorial de Investigación Cientifica y varias ofertas para desarrollar proyectos o funciones específicas (entre las que se incluye la extensión, ahora como algo codificable). Y todavía no es claro qué pasara en este sentido con el nuevo Estatuto del Personal Docente, actualmente en discusión.

En todo caso, esta multiplicación de instancias de evaluación ha puesto a muchos académicos a hacerse expertos en la entrega de informes o en desarrollar estrategias para cumplir con esta diversidad de exigencias que muchas veces no son plenamente reconciliables. Para peor, los sistemas de evaluación, especialmente los de la ANII pero no sólo, están cada vez más estandarizados y muchas veces atienden más a la forma que al contenido, es decir, más a lo que puede cuantificarse que a la relevancia científica y social de lo que se hace. De hecho, las evaluaciones cualitativas de la actuación intelectual son cada vez más parcas, con el extremo de casi sustituirse por un mero ranking o un numerito que pretende resumir años y logros de lo que debería ser una trayectoria creativa. Estamos en una disyuntiva. Nuestra comunidad académica debe discutir en serio la pertinencia de los sistemas de evaluación que está implementando, sobre todo en relación a un trabajo, el intelectual, que tiene que tener un componente grande de relevancia social y, si se nos permite, otro igualmente importante de placer individual y colectivo, así como defender sus propios tiempos (o morosidades). De lo contrario, cuando y si nos invitan a la fiesta, estaremos demasiado ocupados llenando formularios y actualizando currículums.


jueves, 2 de noviembre de 2017

Municipios pa’ todos o pa’ naides


Alan Levine Puzzle Blocks CC0 1.0 Universal (CC0 1.0)
Aunque no ocupe un lugar imporante en la agenda, la creación de los municipios como un nuevo nivel de gobierno ha tenido un fuerte impacto en la vida política a nivel local, sobre todo en el interior del país. De todas formas, quedan un muchas cuestiones para discutir sobre esta reforma que poco a poco viene avanzando. De todas estas, hay una que creo que es crucial: ¿cómo se crean los municipios?

En total se establecieron 89 municipios para el 2010, y ese número se amplio a 112 para el 2015. Pero el punto interesante es que los mecanismos que establecen cómo se crean dejaron un territorio totalmente heterogéneo, ya que no hay municipios en todo el país y, salvo tres departamentos que tienen todo su territorio municipalizado (Montevideo, Canelones y Maldonado), en el resto de los departamentos los municipios no representan el total del territorio. Sobre este problema de la heterogeneidad, quiero discutir algunas cuestiones en dos claves para argumentar porqué creo que se tiene que municipalizar todo el país: una en clave de derechos y otra en clave política.

Antes de eso, voy a presentar cuáles son los mecanismos de creación. La ley ha sido bastante amplia a la hora de establecer los criterios por los cuales se pueden crear estas instituciones. Concretamente son tres las formas definidas por la ley. La primera es la más clara -y ha sido la forma por la cual se han creado la mayor cantidad de municipios- y refiere directamente a la población de cada localidad. Para el 2010, se crearon en todas aquellas localidades que contaran con más de 5000 habitantes; luego, para el 2015, en localidades con más de 2000 habitantes, en este criterio se excluyen a las capitales departamentales. Un punto importante: este mecanismo está agotado, ya se municipalizó todo el territorio que cuenta con estas características y, por tanto, por mandato de la ley ya no se van a crear nuevos municipios a menos que ocurran cambios demográficos significativos.

Los restantes mecanismos -que llamaremos segunda y tercera- son por iniciativa de los ciudadanos y por iniciativa de los actores políticos. La iniciativa ciudadana se instrumenta por medio de la recolección de firmas de un 15% de los habilitados para votar de una localidad. Aunque existieron intentos en algunos casos este mecanismo no tuvo resultados todavía.
Por su parte, la tercera forma indicada, y que va a ocupar una buena parte de la columna, es la creación voluntaria de municipios por iniciativa de los Intendentes con anuencia de la Junta Departamental. Acá sí hay varias experiencias sobre las que más adelante voy a profundizar.


Sobre la cuestión de derechos. En un Estado como el uruguayo, donde tenemos un sistema de leyes que nos rige a todos por igual, el hecho que no existan municipios en todo el territorio tiene como consecuencia que existan impedimentos que la población no municipalizada encuentra para poder ejercer el conjunto de derechos políticos y de ciudadanía. Hay ciudadanos que pueden elegir representantes en tres niveles –nacional, departamental y municipal- mientras que otros lo pueden hacer solo en dos niveles, por el mero hecho de que no les toca ser parte de un territorio municipalizado por decisión normativa o por voluntad política. Por tanto, hay algo así como ciudadanos de primera que votan por gobiernos locales y ciudadanos de segunda que no tienen ese derecho. Este es el primer punto que me lleva a argumentar porqué es necesario municipalizar todo el territorio.

Sobre la cuestión política. La segunda razón no es normativa como la anterior, sino de carácter político. Como mencioné anteriormente, los Intendentes tienen posibilidades de crear municipios de acuerdo a su criterio y, por tanto, la oportunidad de profundizar o no el proceso queda en sus manos. En este sentido, es abundante la literatura que se basa en los incentivos que tienen los actores políticos en todos los niveles de gobierno para profundizar la descentralización. Estos incentivos están fundados en los beneficios que se pueden obtener si se descentraliza el poder. El razonamiento es simple, si las elites políticas centrales perciben que los cuadros políticos sub nacionales tienen posibilidades de lograr una victoria electoral que se traduzca en un beneficio directo para sus intereses, entonces buscarán profundizar el proceso, sino no lo harán.

Esto puede estar pasando con los municipios, los Intendentes pueden crear gobiernos locales de acuerdo a intereses políticos. Si ven una forma de consolidar su poder político territorial por medio de la victoria de su partido, profundizarán el proceso descentralizador, sino van a preferir el status quo. Analizando los 29 casos de municipios creados de forma voluntaria por los Intendentes en 2009 y 2014, en 20 de ellos las posiblidades de que perdiera a nivel municipal el partido del gobierno departamental eran muy bajas[1]. Esto es lo que ha pasado en estas dos primeras elecciones, pero posiblemente, se profundice a medida que los actores departamentales empiecen a visualizar que el tener un municipio de un mismo color puede ser una buena estrategia. 

Por tanto, creo que se tiene que cerrar la canilla, y pensar en una reforma a la ley que diseñe un criterio estandarizado para crear municipios con el objetivo de la municipalización total del país. Por supuesto que ese criterio tiene que tomar en cuenta cuestiones que hacen a la vida  social de los territorios, pero no debe dejar solamente al juicio del intendente de turno la posibilidad de crear o no gobiernos locales, porque eso puede generar una ampliación de los muncipios con criterios que poco tienen que ver estas cuestiones, sino más bien con razones políticas, perforando el territorio de manera arbitraria. Pero además porque este sistema está afectando los derechos políticos de los ciudadanos.




[1] Tomo en cuenta resultados de las elecciones pasadas

jueves, 26 de octubre de 2017

Se puede elegir

Foto: Marcelo Druck bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0
El año 2016 vio surgir en Uruguay una de las experiencias de economía social más interesantes de los últimos años. El Mercado Popular de Subsistencia (MPS). La idea en si no es del todo novedosa. Pero su rápido desarrollo y algunas características específicas, llaman la atención.

La primera cooperativa que se registra en la historia fue una cooperativa de consumo creada en Rochdale, Inglaterra, en 1844. El objetivo era sencillo. Organizar a un grupo de consumidores, de modo de eliminar la intermediación de algunos comerciantes y, de este modo, acceder a productos más baratos. Este modelo se ha expandido de manera exitosa en varios países (como en Italia o España). Sin embargo, ese no es el caso de Uruguay. Las cooperativas de consumo uruguayas han creado estructuras de gestión bien pagas que, por una cuestión de costos, le impiden ofrecer productos a precios menores que los que se pueden encontrar en cualquier almacén o supermercado.

Esta intención originaria ha sido recuperada por el MPS, que fue creado como iniciativa de la Brigada José Artigas. El MPS es una organización social con una estructura territorial. Donde diferentes hogares de una misma zona se juntan para hacer un pedido mensual de una lista de más de 100 productos. En dicha lista se pueden encontrar los alimentos y productos de limpieza más comunes que consumen los hogares uruguayos. El MPS ha priorizado la incorporación en la lista de productos a los ofrecidos por Cooperativas u otras organizaciones asociativas como por ej. la harina de la Cooperativa Molino Santa Rosa o los Refrescos de Cofuesa (ex Urreta).

Hoy en día los productos son entregados por los propios productores o distribuidores mayoristas en el local del Sindicato de FUNSA. Allí se arman los pedidos y los mismos son enviados mensualmente a un punto de recogida por barrio, a donde los miembros de los hogares tienen que ir a buscarlos. Para que dicho proceso no genere costos adicionales, el armado de los pedidos se hace con el trabajo de los propios miembros. Cada grupo barrial tiene que enviar mensualmente a un colaborador para el armado de los pedidos. En un grupo zonal que distribuya dicha tarea equitativamente, a cada persona debería tocarle ir a armar los pedidos menos de una vez al año.

Antes de cumplir su segundo año el MPS ya nuclea a más de 400 hogares en 28 barrios del Área Metropolitana de Montevideo (por lo que podemos suponer que a más de 1000 personas) que acceden a los productos del listado a precios que son más baratos que en los supermercados de las grandes cadenas. Entre 5% y 15% más barato, en el caso de las marcas blancas, y entre 20% y 40%, en el caso de varias marcas conocidas (el mismo producto, la misma marca y la misma presentación).

En cuanto a su estructura política, el MPS se gestiona de manera democrática, si bien aún no tiene una estructura formal totalmente definida. Las decisiones se toman en una asamblea donde cada grupo zonal tiene un voto. Mientras que la organización del trabajo se hace a través de diferentes comisiones.

El MPS ha sabido también aprovechar algunas nuevas tecnologías. El contacto para sumarse a la organización se puede realizar a través del sito de Facebook del MPS o por correo electrónico (mercadopupularbja@gmail.com). La realización de los pedidos de los hogares puede hacerse online y el pago anticipado a través de una transferencia bancaria. Actualmente se encuentran trabajando en el desarrollo de un sitio web (y una aplicación para celulares) que permita un mejor registro de miembros, realización de pedidos y pagos con tarjeta. A su vez, la expansión de la telefonía celular y las políticas de inclusión financiera, van a permitir que más hogares puedan optar por esta vía. Sin embargo, cada grupo zonal decide si organiza los pedidos de manera digital o manual.

Por último, el MPS está haciendo las gestionas para que los usuarios de la Tarjeta Uruguay Social (TUS) del MIDES puedan también compara a través de este sistema. Como es sabido, la TUS es otorgada por el MIDES a los hogares de ingresos más bajos en Uruguay. Sin embargo, debido a las políticas de promoción de precios de las empresas o a los mayores precios que suele pagarse al comparar pequeñas cantidades, estos hogares muchas veces solo acceden a opciones de compra que son más caras que a las que acceden hogares de mayores ingresos. El MPS es una muy buena oportunidad para atenuar este problema.

Desde el punto de vista organizativo, el MPS es un interesante ejemplo de Economía Social, en donde una parte de la sociedad civil se organiza para realizar una actividad, proveer un servicio de intermediación. Pero para hacerlo no se recurre al mercado. No se le cobra a los consumidores por hacer uso de dicho servicio de intermediación. A la vez que no se recurre al mercado laboral para contratar trabajadores asalariados. El trabajo necesario es realizado por los miembros de manera no obligatoria. En este sentido, a diferencia de las cooperativas que utilizan al mercado, el MPS reemplaza a una parte del mismo.

El MPS no es una cooperativa de consumo, pero en Uruguay no hay nada más cercano a lo que buscaba La Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale.