Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Reflexiones sobre el ajuste fiscal

En las últimas semanas se ha estado debatiendo sobre la necesidad de que el nuevo gobierno que asuma en marzo del año próximo realice una corrección relevante en la actual configuración de ingresos y gastos públicos; lo que habitualmente se conoce como “ajuste fiscal”. Esta nota pretende aportar algunos argumentos a esa discusión. La idea principal es que el resultado fiscal no es la única variable - y probablemente tampoco la más importante - que se debe considerar para examinar las cuentas públicas. Al tener en cuenta todas las variables, las conclusiones sobre la “salud” financiera del gobierno pueden cambiar radicalmente. En primer lugar debemos preguntarnos por qué es importante analizar el resultado fiscal de los países. Esta variable, que simplemente mide la diferencia entre lo que recauda y lo que gasta un gobierno en relación a lo que el país produce anualmente, es un indicador de la capacidad de dicho gobierno de sostener en el tiempo su estructura actual de ingresos y

Neo-mito uruguayo: ¿ni tan ilustrados ni tan iguales?

La educación en Uruguay es una de las más avanzadas y progresistas de América Latina. Si uno hace una rápida búsqueda de “Uruguay, sistema educativo”   en Wikipedia, que es al fin de cuentas la fuente de información más popularmente consultada en el mundo, se topará inevitablemente con la cita del epígrafe. Aunque Wikipedia requiere que sus contribuyentes respalden sus aseveraciones con evidencia, tal afirmación carece en la actualidad de un genuino sustento empírico.   Es cierto que dicha aseveración no hubiese suscitado   ningún cuestionamiento hace algunos años, pero hoy la calidad educativa de Uruguay se encuentra en el centro de las polémicas. La noción de Uruguay ilustrado es uno de los atributos que ha sustentado la idea de la excepcionalidad Uruguaya. Esta noción del Uruguay “hiper - integrado” ha sido la tónica dominante en el Uruguay que heredamos del batllismo, y terminó por   impregnar hasta los tuétanos la idiosincrasia nacional. Bayce develaba cuatr

Alternativas al encierro

En medio del escándalo por las torturas en el Sirpa (bendecidas por buena parte de la izquierda y del pit-cnt), los partidarios de la reforma constitucional para bajar la edad de imputabilidad penal adulta en Uruguay han dicho que el objetivo de esa reforma es, precisamente, erradicar las situaciones de violación extrema de los derechos humanos que existen en la actualidad. Esta afirmación es por lo menos sorprendente, por dos razones. La primera, porque la propuesta de reforma plantea una cosa muy concreta y otra muy vaga y difusa. La propuesta concreta es facultar a los jueces para castigar a los infractores de 16 y de 17 años como si fueran mayores de edad, imponiéndoles las penas que figuran en el Código Penal de adultos para ciertos delitos. La propuesta vaga y difusa es la creación de un servicio descentralizado dedicado exclusivamente a la internación y rehabilitación de los ofensores menores de edad que sean procesados como adultos. La creación de esa institución no es al

Pedirle peras al ceibo: tablet para viejos e inequidades digitales en el Uruguay post-Ceibal

Comencé a escribir esta nota muy poco vinculada a las campañas bastante antes de la difusión de los resultados y minutos en TV de los ganadores de las internas. Sin embargo, en un golpe de suerte, entre los posteriores discursos de uno de estos candidatos triunfadores  varios de los puntos que quería discutir terminaron colándose en la agenda: entre las prioridades de política pública señaladas por Vázquez se colaron diversos aspectos digitales. (p.ej. e-gobierno digital; inclusión digital con énfasis en la tercera edad). Sin embargo, en un país post-Ceibal donde, además, la inseguridad y la educación parecen ser los principales temas de interés para la opinión pública, tengo la impresión de que las medidas propuestas por el ganador de la interna del FA en relación a lo digital no tuvieron la recepción ni discusiones que ameritan. Sin negar el potencial disparador de chistes fáciles que pueda traer la idea de dar tablets a todos los jubilados (ojo, tampoco hay que renegar del hu