Ir al contenido principal

“Década ganada”, deudas pendientes y preferencias por redistribución

Foto: "Pobreza" de Judit Bermúdez Morte (CC BY-NC-ND 2.0)

Uruguay ha atravesado, en la última década, un período de logros sociales indiscutibles: mientras que en 2002 uno de cada cuatro hogares uruguayos (25.8%) se encontraba en situación de pobreza y en 2004 la proporción había aumentado a 29.9%, casi 10 años después (2013) la pobreza alcanzaba a 8% de los hogares. También la proporción de hogares en situación de indigencia, que se ubicaba en 1,2% en 2002, y alcanzó a 2,5% en 2004,descendió a 0,3% en 2013. Adicionalmente, aunque la meta de reducción de la desigualdad está aún lejos de ser alcanzada, la concentración del ingreso pasó de 0.45 en 2006 a 0.38 en 2013 [i].

Sin embargo, y aunque ya nos hemos ido acostumbrando a las buenas noticias, existe todavía incertidumbre respecto a la profundidad de estos cambios y a la posibilidad de sostener estas tendencias en contextos menos favorables del ciclo económico. En otras palabras, ¿Indican los logros recientes que las fuentes originales de la pobreza y la desigualdad están siendo desactivadas? ¿Son solamente un alivio de los síntomas o pueden ser considerados un debilitamiento de las causas que están detrás de los déficits de bienestar que enfrenta el país?

Lo cierto es que hay varias señales que obligan, al menos, a ser escépticos.

Por un lado, en Uruguay todavía persiste una distribución desigual de las ganancias de la productividad. El estrato de menor productividad (con menor cobertura de seguridad social, más feminizado, con mayor incidencia de pobreza) ha sido el que concentra la mayor proporción del empleo y, en contraste, el estrato de mayor productividad (con mayor cobertura de seguridad social, de altos ingresos) ocupa a una proporción minoritaria de los trabajadores[ii]. Y pese a que en los últimos años existe una cierta modificación de la estructura de la ocupación por nivel de productividad -básicamente por un trasvase de empleo desde los sectores de baja productividad a los de productividad media[iii]- la sostenibilidad de este cambio es todavía incierta y es difícil que la desigualdad en la distribución primaria del ingreso pueda modificarse si no se activa un círculo virtuoso de cambios en la estructura productiva, que contribuya a reducir los niveles de estratificación laboral. Si esta lógica virtuosa tiene lugar, ciertos parámetros de igualación estarían dados, por lo que la meta de avanzar hacia modelos universales de protección social, con beneficios y prestaciones más densos, no solo no parece descabellada sino viable. Pero sin reducción de desigualdades productivas y laborales, la meta de la igualdad queda comprometida. Y la envergadura de la inversión fiscal que se requiere para avanzar hacia la reducción de la desigualdad no puede ser desconocida.

Por otro lado, el sistema de protección social uruguayo tiene constreñimientos que limitan su posibilidad de ser una pieza clave en la reducción duradera de las desigualdades en el Uruguay. En efecto, aunque con señales recientes por modificar el rumbo, en la arquitectura de protección social uruguaya persiste el desajuste respecto de una estructura de riesgos sociales que ha experimentado profundas transformaciones en las últimas décadas[iv]. En particular y por poner solo algunos ejemplos: (i) La relación entre pobreza en adultos y pobreza en niños ha empeorado en detrimento de estos últimos[v], (ii) Las desigualdades de género en la distribución del trabajo remunerado y no remunerado casi no han variado y, como resultado de ello, las distancias entre mujeres de más y menos ingresos en los indicadores laborales han aumentado[vi] (iii) La concentración de vulnerabilidades en la adolescencia y la juventud permanecen incambiadas, (iv) La segregación residencial ha aumentado, (v) La desafiliación educativa en el nivel medio continúa en niveles altísimos, y las distancias entre sectores de más y menos ingresos en esta dimensión nos colocan por detrás de los países menos desarrollados de la región.

Estas señales ponen de relieve la vigencia que, pese a la buena racha que atraviesa el país, parecen tener todavía las fábricas y correas transmisoras de reproducción de pobreza y desigualdad en el Uruguay, aunque las cifras agregadas de los principales indicadores en materia social y laboral no lo estén reflejando.

A la preocupación de que, con vientos menos favorables, los viejos mecanismos de la pobreza y la desigualdad reaparezcan hay que agregarle un dato adicional: en los últimos 15 años, los consensos que el país parecía tener en relación a la necesidad de corregir desigualdades, saldar las deudas sociales y redistribuir parecen empezar a debilitarse. Según un estudio reciente realizado por Equipos/Mori[vii], la proporción de personas que considera que los pobres están en esa condición "por flojos y falta de voluntad" pasó de 12% en 1996, a 26% en 2006 y a 45% en 2011. En contraste, ha disminuido significativamente la proporción de quienes piensan que los pobres están en esa situación “porque la sociedad los trata injustamente”. Otro estudio indica que la proporción de personas que creen que el estado debe implementar políticas fuertes para reducir la desigualdad entre ricos y pobres pasó de 58% en 2008 a 45% en 2014[viii].

Los datos son elocuentes de que algo está cambiando en las percepciones de la población uruguaya, algo que indicaría que las deudas sociales que el país tenía parecen estar saldadas y es hora de dejar de preocuparnos por ellas. Y sin embargo….








[i] INE. (2014). Estimación de la pobreza por el método del ingreso.
[ii] Ver Amarante, V. y Tenenbaum, V. (2016) “Mercado laboral y heterogeneidad productiva en el Uruguay”. En: Amarante, V. e Infante, R. Hacia un desarrollo inclusivo. El caso de Uruguay. Santiago de Chile: OIT/CEPAL.
[iii] Ibidem
[iv] Ver entre otros, Filgueira, F., & Filgueira, C. (1994). El largo adiós al país modelo. Políticas sociales y pobreza en Uruguay. Montevideo: Arca; Kaztman, R., & Filgueira, F. (2001). Panorama de la infancia y la familia en Uruguay. IPES-UCUDAL; Filgueira, F., Rodríguez, F., Rafaniello, C., Lijtenstein, S., & Alegre, P. (2005). “Estructura de riesgo y arquitectura de protección social en el Uruguay actual: crónica de un divorcio anunciado.” Revista Prisma, (21), 7–42.
[v] Ver Rossel, C. (2013) “Desbalance etario del bienestar. El lugar de la infancia en la protección social en América Latina”. Serie Políticas sociales N° 176. CEPAL
[vi] Ver Rossel, C., Salvador, S., & Monteiro, L. (2015). Protección social y género. Cuaderno de Desarrollo Humano, PNUD.
[viii] Datos del Barómetro de las Américas (LAPOP)

Entradas populares de este blog

El Voto legalmente Obligatorio: Argumentos en favor y en contra

Por Julia Maskivker En una era en la cual las divisiones políticas e ideológicas parecen tragarse todo lo que encuentran en su camino, no es sorprendente que la discusión acerca del voto legalmente obligatorio haya alcanzado ciertos niveles de controversia en la esfera pública. ¿Es el voto obligatorio un instrumento legitimo de las democracias que aspiran a ser  saludables o puede este verse como una interferencia indebida a la libertad del ciudadano? En este corto ensayo voy a analizar los dos lados del debate; pero antes de empezar se hace necesaria una clarificación que no es muy neutral. En mi libro, The Duty to Vote, argumento que existe una obligación moral de votar cuando ciertas condiciones de justicia procedimental y política existen en el sistema electoral en cuestión. La idea principal del  libro es que votar con juicio e información relevante es contribuir a modificar las estructuras sociales y político-económicas que no son aceptablemente justas o funcionales en nuestras

¿Quién gana la elección de 2024 dando malas noticias?

Señal W1-5 «Camino sinuoso próximo» Pese a los avances en las últimas décadas, Uruguay tiene en su camino al desarrollo un conjunto desafíos fundamentales que comprometen su futuro. Muchos de estos desafíos requieren más gasto público para poder financiar las políticas públicas que permitan afrontarlos. El espacio para una mayor eficiencia del gasto público o una mayor recaudación no es nulo, pero es menor comparado a los recursos que se generan en base a un mayor crecimiento. En la ejecución de reformas pro-productividad que hagan posible el crecimiento del producto y, por lo tanto, brinden los recursos necesarios para las políticas públicas, se definirá si tenemos éxito en el camino al desarrollo. Durante esta campaña electoral debemos demandar al sistema político que sea capaz de reconocer estos importantes desafíos y ofrecer un plan de reformas para conseguir estos recursos. En este artículo planteo algunos ejemplos de estos desafíos, las líneas centrales de las políticas de produ

Re-enfoque: La violencia escolar como reflejo de una problemática estructural

Denisse Gelber Fuente de imagen: CherriesJD El pasado 2 de Mayo se conmemoró el Día Internacional contra el Acoso Escolar (Bullying). Las situaciones extremas de violencia escolar durante Marzo, en la UTU Figari (Barrio Sur), en el Liceo 1 de Las Piedras, el Liceo 49 (Punta de Rieles) y en el Liceo Zorrilla (que concluyó con el suicidio de un menor agredido [1] ), evidenciaron parcialmente la gravedad del problema en Uruguay [2] . Uruguay se encuentra en la posición 14 entre los países con más bullying. Esta nota busca re-enfocar la discusión sobre violencia escolar, como un problema estructural, cuyas raíces y consecuencias desbordan las comunidades educativas. Partiendo por un breve raconto de las normativas internacionales que protegen a la niñez y adolescencia, continuamos con cifras que revelan cuán desprotegidas se encuentran en el día a día. En tercer lugar, damos cuenta de la problemática de la violencia escolar y el acoso escolar en Uruguay, para concluir con un listado de r